5 de julio 2011 - 00:00

México: arrasó el PRI en comicios regionales

El saliente gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, se beneficia electoralmente de la ruinosa guerra contra los narcos que llevó a cabo Felipe Calderón.
El saliente gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, se beneficia electoralmente de la ruinosa guerra contra los narcos que llevó a cabo Felipe Calderón.
Ciudad de México - El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que dominó la política mexicana durante 71 años hasta 2000, quedó perfilado como amplio favorito para las elecciones presidenciales de julio del año próximo tras su contundente triunfo en tres comicios para gobernador celebrados el domingo.

La prensa y los analistas destacaron ayer que dentro de la gran agrupación opositora ya se recorta como favorito el gobernador saliente del Estado de México, el segundo más poblado y rico del país después del vecino Distrito Federal, Enrique Peña Nieto.

El domingo, el candidato priísta Eruviel Ávila obtuvo un 62,5% de los votos en el Estado de México, informó el Instituto Electoral (IEEM).

Ávila admitió que la popularidad de Peña Nieto influyó mucho en su triunfo. «Un gobernador que cumple sus compromisos prestigia al PRI», declaró. Las elecciones en el Estado de México, un bastión del PRI con 15,17 millones de habitantes, y en otras dos gobernaciones fueron vistas como la antesala de las presidenciales.

Alejandro Encinas, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que no reconoció su derrota y dijo que convocará a protestas al denunciar que el PRI recurrió a viejas prácticas para incidir en el voto a través de recursos del Gobierno estatal, obtuvo un 21,1% de los votos.

La elección resultó un desastre para el conservador Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente Felipe Calderón, cuyo candidato Luis Felipe Bravo Mena se hizo con apenas un 12,4% de los sufragios.

Fue el peor resultado para el PAN en unos comicios para gobernador en el estado desde 1987, algo que los analistas atribuyeron en buena medida a la debilidad de la economía, la rampante inseguridad y a la sangrienta guerra declarada por las autoridades a los carteles de las drogas. Desde la llegada de Calderón al poder en diciembre de 2006, la violencia del narcotráfico se ha cobrado más de 40.000 vidas.

El PRI también obtuvo el domingo cómodos triunfos en los comicios para gobernador en el estado de Coahuila, fronterizo con Estados Unidos, y en Nayarit, sobre la costa Pacífico.

En un hecho que pone en evidencia un cambio de clima político, el año pasado coaliciones PRD-PAN, intentadas esta vez sin éxito, lograron desplazar al PRI de sus bastiones de Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

En Coahuila, un estado del norte especialmente azotado por la violencia del crimen organizado, los resultados oficiales del domingo colocaron al candidato del PRI, Rubén Moreira, con un 59,96%. seguido por el candidato del PAN, Guillermo Anaya, con un 35,23%. En Nayarit, el PRI obtuvo el 45,88% con su candidato Roberto Sandoval, mientras que en segundo lugar quedó Marta Elena García, del PAN, con el 38,16%.

En tanto, en el estado de Hidalgo, donde se renovaban 84 alcaldías, el PRI obtuvo, en cambio, menos alcaldías que las 53 que tenía, al quedarse con 32 en solitario y 11 en coalición.

El presidenciable priísta Peña Nieto, de 44 años, viudo y casado en segundas nupcias con la actriz de telenovelas Angélica Rivera, concentró ayer los comentarios de la prensa local, deseosa por entrever las claves nacionales de los resultados del Estado de México.

Con todo, Francisco Abundis, director de la empresa de opinión pública Parametría, indicó que sería «menospreciar al electorado» pensar que sólo por ser apuesto ha logrado colocarse como el candidato más fuerte en las encuestas.

Para sus seguidores, Peña Nieto representa al nuevo PRI, pero para sus oponentes es el rostro bonito del sector más duro del antiguo régimen. «La parte más antigua del PRI de antaño», resumió el coordinador del bloque de izquierda DIA, Manuel Camacho Solís.

Agencias Reuters, DPA y EFE

Dejá tu comentario