Ni China, ni la política

Edición Impresa

 Merced a un rally final, el Merval cerró ayer en 11.598,43 puntos retrocediendo el 1,96%, tras perder en lo peor de la rueda -unos 45 minutos antes del cierre- 3,09% desandando más de la mitad de lo ganado el lunes. Si bien la mayor parte de los comentaristas apuntaron a la devaluación china como principal responsable de la merma local, conviene ser cuidadosos porque la evidencia sugiere que su efecto fue marginal. Por un lado, lo peor entre las líderes le tocó al Grupo Galicia, Edenor y Comercial del Plata, papeles de neto cuño local (en sentido opuesto, Tenaris quedó sin cambios e YPF cerró en suba), por otro los ADRS argentinos en Nueva York -más expuestos a los vaivenes internacionales- se anotaron una caída promedio del 0,97% (inferior a la de Buenos Aires) y finalmente los papeles locales "puros" (M.Ar) perdieron 2,29%. Dicho ésto, las casi dos bajas por cada suba entre 65 papeles tranzados y un total negociado en acciones de -magros- $ 160 millones (4% debajo del promedio del mes y 7% abajo del anual), no permite aventurar muchas más ideas que la que esbozamos en el comentario de ayer. Esto nos lleva a la cuestión de cómo está influyendo la política sobre el mercado bursátil. Desde mediados de marzo el Merval se viene moviendo dentro de una franja que va de los 10.600 a los 12.400 puntos (promediando 11.547,93 unidades), tocando cuatro veces el "techo" y otras tantas el "piso". De éstas sólo dos se vinculan -ese día o el siguiente- con hechos políticos "de tapa": 24 de abril y 17 de julio, ambos con victorias ajustadas para la primera oposición y ambos seguidos de bajas accionarias, y sólo dos con la difusión de "encuestas", 18 de julio (favorable a la primera oposición, seguida por caída accionaria) y 27 de julio (menos favorable, seguida de una suba). Le damos los datos, saque sus propias conclusiones.

Dejá tu comentario