No mejoran las carteras, entonces cierran los ojos

Edición Impresa

A grandes rasgos, durante 2007 el Dow se movió entre 14.000 y 12.000 puntos. El año pasado, hasta el mes de octubre, fue entre 13.000 y 11.000 puntos. Desde entonces ha transitado entre 9.500 y 7.500 puntos y más estrictamente en lo que va de 2009, de 9.000 a 8.000 puntos. Estos números no significan nada, pero sirven para saber dónde estamos "parados". Ayer, aunque el Dow apenas ganó un 1,34% al cerrar en 8.063,07 puntos -un valor que alcanzaba a mediodía-, tal vez influido por el l,40% que perdía el Promedio antes de mediodía y el volumen más grande en dos semanas, hubo quien habló de "rally". Como nos gusta decir, no tenemos "ni idea" si entramos o no en un rally. Lo que sí sabemos es que apenas sobrepasamos el "piso" de los últimos meses, que más de 4.700.000 personas viven de su seguro de desempleo (esto no tiene antecedentes), que el presidente Obama no consigue aún que le aprueben su paquete de estímulo (claro que él tampoco consiguió nombrar a todos los miembros de su gabinete) y redujo el de salvataje financiero, que la mayoría de los balances fueron mal recibidos y en definitiva que no hubo ninguna noticia realmente "buena". Si el Dow fue capaz de trepar 240 puntos fue de la mano de los papeles financieros, y éstos lo hicieron cuando se "filtró" que el lunes se anunciaría el fin de la valuación de activos en poder de los bancos a precio de mercado, impuesta tras el escándalo Enron. ¿Qué pasó con la "mejor regulación"?

Dejá tu comentario