No positivo: comenzó era de Topolansky en Uruguay

Edición Impresa

Montevideo - Las cámaras del Congreso uruguayo entraron ayer en funciones con Lucía Topolansky, esposa del presidente electo, José Mujica, como figura estelar. El nuevo Parlamento sesionará hasta 2015 con el control absoluto del Senado y Diputados por parte del Frente Amplio, cuyas bancadas cuentan con mayoría de sectores más ideologizados del oficialismo.

En Senadores, el FA tendrá 16 escaños (de un total de 30), a los que se suma el vicepresidente del país Danilo Astori (garantía de moderación), mientras que los conservadores Partido Nacional (PN) y Colorado (PC) ocuparán nueve y cinco puestos, respectivamente.

En Diputados, en tanto, el oficialismo ocupará 50 de los 99 asientos, dos menos que en la composición que terminó. El PN le sigue con 30 diputados y el PC con 17, mientras que el Partido Independiente tendrá dos representantes.

El grupo con mayor peso dentro de la bancada de la izquierda será el Movimiento de Participación Popular (MPP), formado entre otros grupos por los ex guerrilleros del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros.

Topolansky, legisladora más votada del FA -ambos ex guerrilleros-, fue ayer la encargada de investir a los integrantes de la Cámara alta. La mujer, que padeció la cárcel junto a su marido, ha tenido expresiones menos moderadas que las expresadas por el mandatario electo, y su influencia excesiva podría poner a Uruguay en la senda anti-mercado que enarbolan Hugo Chávez en Venezuela, Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia, por citar a algunos.

La ceremonia de asunción de los legisladores fue presenciada por Mujica y Astori desde las tribunas. «Al Parlamento frecuentemente lo criticamos mucho pero lamentamos cuando no existe, entonces es bueno recordarlo porque es una especie de amortiguador de toda la sociedad», dijo Mujica.

Dos mujeres encabezaron la actividad en ambas Cámaras, ya que en Diputados fue Ivonne Passada, también del FA, la encargada de presidir el órgano. Sin embargo, es un dato menor, porque Topolansky estará al frente del Senado sólo hasta que el vicepresidente electo la reemplace el mes próximo, y luego quedará como segunda.

En los próximos días el Parlamento será escenario de negociaciones entre el futuro Gobierno -representado por Astori- y los partidos de la oposición sobre la integración de directorios de las empresas públicas y organismos de contralor.

Luego de investir a los senadores, Topolansky dijo que es optimista ante la posibilidad de lograr un acuerdo con los representantes de la oposición en las negociaciones por cargos.

«Tengo el olfato, la intuición de que vamos a lograr un diálogo y una negociación, y vamos a poder integrar las empresas públicas, los servicios descentralizados y los órganos de contralor, y que eso pueda dar como resultado políticas de estado que permanezcan más allá de este quinquenio», indicó.

Varias figuras importantes de la oposición estarán en la Cámara alta, entre ellas el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995) del PN, quien perdió con Mujica la elección presidencial en la segunda vuelta de noviembre.

También asumió una banca en el Senado el «colorado» Pedro Bordaberry, hijo de Juan María Bordaberry, quien siendo presidente habilitó un golpe de Estado que dio paso a una dictadura militar entre 1973 y 1985.

Agencias Reuters y DPA

Dejá tu comentario