12 de enero 2011 - 00:00

Nuevos allanamientos por trabajo esclavo en campos

Carlos Villafuerte Ruzo
Carlos Villafuerte Ruzo
La búsqueda de trabajadores rurales en condiciones laborales irregulares, cercanas a la servidumbre o la esclavitud, continuó ayer con dos allanamientos judiciales en Arrecifes y Trenque Lauquen. Las medidas ordenadas por el juez federal de San Nicolás Carlos Villafuerte Ruzo no dieron como resultado el hallazgo de más operarios rurales en situación de virtual servidumbre, como sí sucedió en San Pedro y Ramallo, pero dejaron de manifiesto la intención del magistrado de «peinar» la zona de desflore del maíz.

El juez, que mantiene el expediente bajo secreto de sumario, allanó un campo de Arrecifes explotado por la multinacional de agroquímicos Syngenta donde se desempeñaban 56 personas.

Desde el Ministerio de Trabajo bonaerense, que acompañó los allanamientos, informaron que los trabajadores se encontraban a primera vista en condiciones regulares y que en los próximos días se sabrá si además contaban con el alta registral como temporarios por parte de la empresa. Pero destacaron que los operarios contaban con uniformes y baños en buen estado, entre otros requisitos para este tipo de tareas.

Operativos

Villafuerte Ruzo también allanó un campo en Trenque Lauquen donde se halló un número indeterminado de operarios con algún nivel de irregularidad en los registros de la compañía encargada de llevarlos hasta el lugar (no trascendió el nombre de la empresa), pero lejos de las condiciones en que fueron encontrados los de San Pedro y Ramallo.

Esta serie de operativos arrancó a fin de año a partir de la labor del fiscal de San Nicolás Rubén Giagnorio, que ordenó allanar un campo de San Pedro en el que se desempeñaban en situación de virtual esclavitud, de acuerdo con el expediente, unos 130 operarios llevados hasta allí desde provincias norteñas y que se desempeñaban para la trasnacional Nidera. Otro allanamiento en la misma localidad dio un resultado similar con 69 trabajadores que operaban para Southern Seeds Production SA (SSP). A ellos se sumaron 150 empleados en Ramallo.

Giagnorio, que investigaba el delito de reducción a la servidumbre, le derivó el expediente a Villafuerte Ruzo tras constatar que había sospechas de un delito de índole federal: la trata de personas.

Los hallazgos tienen relación con el corrimiento de la histórica zona maicera, que abarca localidades como San Antonio de Areco y Mercedes, hacia la cuenca del Paraná en la última década.

Las empresas motorizaron ese cambio en la búsqueda de sistemas de riego más prácticos, que hallaron en zonas como San Pedro, más vinculada desde siempre a la producción de frutas que a la del maíz.

Además de la condición acuífera, la zona cuenta con las ventajas de generar muy buena productividad, de recibir gran caudal de lluvias y de tener tierras con baja salinidad.

Dejá tu comentario