Nuevos grafitis de Banksy sacuden a París

Edición Impresa

París - El pintor británico de grafitis Banksy, conocido por sus dibujos de fuerte carga política en muros desde Londres a Nueva York y la ciudad de Gaza, llegó a París, donde pintó una serie de murales que está generando debate entre residentes y turistas.

Las imágenes satíricas, que cubren temas como migración y pobreza, comenzaron a aparecer a fines del mes pasado. Desde entonces, el artista -que mantiene su identidad en el anonimato- ha publicado fotografías de sus obras en su cuenta de Instagram y agregó comentarios en que confirma su autoría.

Un mural, en una calle del norte de París donde a menudo los migrantes duermen mal, muestra a una niña negra pintando con aerosol sobre una esvástica. Desde entonces, la pintura fue manipulada para que parezca que ella estaba dibujando la esvástica.

Otros muestran ratones, un motivo distintivo de Bansky, incluyendo a uno que vuela sobre un corcho de champaña, y un par caminando bajo un parasol cerca de la Torre Eiffel. Uno de los más provocativos, pintado cerca de la Sorbona, muestra a un hombre de aspecto serio con un serrucho escondido detrás de la espalda que ofrece un hueso a un perro que tiene parte de su pata delantera cortada.

Este año se cumplieron los 50 años de los levantamientos de mayo de 1968, cuando estudiantes y sindicatos franceses realizaron violentas manifestaciones en París y sus alrededores que dejaron al país al borde del estancamiento durante semanas. En referencia a esa fecha, Banksy pintó a un ratón con un lápiz marcador y una bandana sobre su cara en el lado de un edificio cercano al Centro Pompidou. Otro muestra a un ratón vestido como la ratoncita Minnie sobre los números 1968.

Aunque dos de los nueve murales han sido pintados, la mayoría de los otros fueron cubiertos con plexiglás para protegerlos. Banksy concluyó su serie con un mural en una puerta de escape de emergencia en el Bataclan, la sala de espectáculos donde 89 personas fueron abatidas a tiros por militantes islámicos en noviembre del 2015. La imagen muestra a una mujer doliente que usa un hijab, el tocado para la cabeza de las musulmanas, aunque también recuerda a la madre Teresa de Calcuta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario