6 de abril 2017 - 20:58

Otra embestida docente suma 8 paros nacionales (pero cae la adhesión)

Los sindicatos exigen que Mauricio Macri los convoque a una paritaria salarial. Pero el desgaste de la protesta y las quitas salariales erosionan el acatamiento.

Esteban Bullrich
Esteban Bullrich
Los gremios docentes CTERA y UDA dispararon ayer un nuevo paro nacional de 24 horas que castiga a la educación pública, mientras que hoy la estocada -que involucra a unos 12 millones de alumnos- se completará con la adhesión de todos lo sindicatos federales -incluídos SADOP, AMET y CEA- a la huelga que llevará adelante la CGT, con apoyo de la CTA.

Los dirigentes exigen a Mauricio Macri que los convoque a una paritaria para definir la suba del salario mínimo a nivel país. Pero el ministro de Educación, Esteban Bullrich, confirmó que no habrá marcha atrás porque entienden que ese paso es innecesario a partir de la vigencia desde 2016 de una cláusula que incrementa automáticamente ese monto 20% por encima del salario mínimo vital y móvil.

Con la doble embestida de esta semana, serán ya ocho los paros nacionales desde el ensombrecido inicio de clases del 6 de marzo.

Ayer desde los gremios hablaron de un acatamiento del 85% aunque desde filas nacionales minimizaron ese impacto. Distintos sondeos marcaron un nivel de aceptación entre bajo y medio en buena parte de las provincias, aunque algo mayor en Santa Fe y Neuquén.

En esa línea, en tierra bonaerense -que reúne cerca de 40% de la matrícula escolar nacional y donde se sumaron SUTEBA, de Roberto Baradel, y UDA- el acatamiento según la mirada oficial fue de entre el 25% y el 30%, con distribución dispar y fuerte peso en La Matanza, Avellaneda y Almirante Brown, bastiones justicialistas.

Este escenario refleja la progresión que sufrió el conflicto a nivel país, con un debilitamiento gradual de las adhesiones por impacto del operativo desgaste disparado por los gobernadores a partir de las quitas salariales.

La encerrona tiene su correlato en territorio bonaerense, donde ayer el frente que conforman SUTEBA, FEB, UDA, SADOP, AMET y UDOCBA definía la respuesta a la carta que les envió el martes la gobernadora macrista María Eugenia Vidal, en la que condicionó un encuentro cara a cara a que levanten las medidas de fuerza hasta fin de año.

Al cierre de esta edición Vidal no había lanzado aún una nueva convocatoria a los gremios, que ya rechazaron una suba del 19% en 3 cuotas ajustables por la inflación, una suma fija de $500 y la propuesta conjunta de trabajar para bajar 10% el ausentismo y financiar así una mejora en el básico de $5 mil anual.

En paralelo, CTERA presentó ayer en la sede porteña de la OIT una denuncia contra el Gobierno de Macri por "persecución gremial e incumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo".

Dejá tu comentario