Otra víctima del avance tecnológico: Francia despidió el telegrama

Edición Impresa

Países como Bélgica, India e Inglaterra ya se habían despedido de este modelo de comunicación.

"Buena suerte y muchas gracias a todos nuestros colegas que todavía tienen el servicio -STOP y FIN". Así rezaba el último telegrama que fue enviado el lunes por la noche en Francia.

Inaugurado en 1879, el servicio de telegramas de Telecom Francia, envió en el último mes 1.382 mensajes de este tipo, lo que supone unos 40 cada día, a un precio de 15 euros por 50 palabras, indicó el presidente del sindicato CFE-CGC Orange, Sébastien Crozier.

En diciembre del año pasado, Bélgica también envió su último telegrama después de 171 de existencia del servicio, pero el mensaje de "Proximus", la empresa a cargo, fue más sintético: "Proximus -STOP- pone fin al telegrama -STOP". La India, mientras tanto, dio por finalizado el servicio de telegramas en 2013 e Inglaterra fue uno de los primero países en tomar esta decisión en 1982.

En Argentina se siguen enviando telegramas por motivos laborales, aunque también son documentos válidos para desafiliarse de un partido político y negarse a donar órganos ante el Incucai. Hoy, enviar un telegrama de hasta 40 palabras cuesta unos $300.



El tiempo pasa y la tecnología se renueva. Modernos y más eficaces métodos de comunicación vuelven obsoletas a las antiguas consolas o aparatos. Así, vale recordar, por ejemplo, al fax. Fue, sin dudas revolucionario: una hoja de papel podía llegar en un instante al otro lado del continente. Supo vivir su boom, pero también su ocaso. El beeper pertenecía a unos pocos, los que necesitaban ser localizados en el instante. Un breve mensaje de texto caracterizaba a este buscapersonas que fue rápidamente desplazado por los celulares.

La lista es larga: cassette, VHS, discman, ICQ. Todos ellos quedaron en el olvido. ¿Cuál será la próxima víctima? Quizás el dvd o los mensajes de texto. A pesar de todo, la moraleja es clara: el tiempo se lleva la tecnología, pero siempre inventa una nueva.

Dejá tu comentario