Otro fallo por corrupción acorrala a Berlusconi

Edición Impresa

Roma - Un nuevo fallo judicial adverso a Silvio Berlusconi, que lo encontró «corresponsable» en un caso multimillonario de corrupción que incluyó la compra de una sentencia judicial, dejó al primer ministro «totalmente desconcertado», según admitió él mismo ayer. En un contexto de una sucesión interminable de escándalos que lo involucran, los medios italianos revelaron en los últimos días que el premier evalúa convocar a elecciones anticipadas y hasta dar un paso al costado de la vida pública.

«Me gustaría irme de Italia, y lo haría si no fuera eso justo lo que desean mis enemigos», habría dicho Berlusconi a sus allegados, según los diarios Il Messaggero de Roma y La Stampa de Milán, que no son los más críticos del gobernante. Il Giornale, propiedad del hermano de Berlusconi, habló de un golpe institucional en marcha y reconoció que en el Gobierno se debate un adelantamiento de las elecciones. Ayer, el diario mostró una foto del premier, con declaraciones que afirmaban: «Esto es un golpe, defendámonos».

Condena

La gota que pudo haber rebasado el vaso fue el fallo de un juez de Milán sobre la compra en 1990 del grupo editorial Mondadori: «Es posible considerar, y sólo en el marco del presente proceso civil, que Silvio Berlusconi es corresponsable de corrupción», escribió el juez milanés, Raimondo Mesiano.

El holding de Berlusconi, Fininvest, fue condenado el sábado a pagar 750 millones de euros (u$s 1.095 millones) de indemnización al grupo CIR del industrial Carlo De Benedetti, enemigo histórico del actual jefe de Gobierno.

«La corresponsabilidad de Silvio Berlusconi tiene como consecuencia lógica la responsabilidad de Fininvest», abundó el juez, quien decretó el pago de la millonaria sanción por los «daños al patrimonio» causados al grupo CIR.

En 2007, la Justicia condenó por «soborno» a los abogados y al juez del caso estableciendo que la sentencia de 1991, que daba razón a Berlusconi para hacerse con el control de Mondadori, había sido «comprada». Uno de los condenados en 2007 fue la ex mano derecha de Berlusconi, Cesare Previti.

Para el juez Mesiano, no es posible que una transferencia del valor de u$s 3 millones efectuada por Fininvest para comprar el veredicto favorable «haya sido decidida o efectuada sin el consentimiento del representante legal» del actual gobernante.

El grupo industrial de De Benedetti controla la revista LEspresso y el diario de oposición de centroizquierda La Repubblica, la publicación que mayor espacio ha dado a los escándalos de las prostitutas con las que Berlusconi compartió jornadas de esparcimiento.

«Estoy literalmente desconcertado», admitió Berlusconi al conocer los fundamentos del fallo. El primer ministro agregó que se trata de «una sentencia que está por encima del bien y del mal, ciertamente es una barbaridad jurídica».

«Sabemos que el Gobierno llevará a término su misión quinquenal y no hay nada que podrá traicionar el mandato que los italianos nos han conferido», afirmó aludiendo a los rumores sobre su salida.

El caso Mondadori es uno de los muchos frentes que Berlusconi tiene abiertos en Italia y por los que su partido, el gobernante Pueblo de la Libertad (PDL), denuncia una auténtica campaña de acoso y derribo contra el político por la que pretenden manifestarse en la calle.

Visión

Umberto Bossi, ministro de Reformas y líder de la xenófoba Liga Norte, aliada de Berlusconi, afirmó que su partido «está preparado» para elecciones anticipadas, a las que consideró improbables.

Bossi explicó su visión del porqué de la acumulación de denuncias contra Il Cavaliere: «Es un problema de mafia. Hemos hecho leyes durísimas contra la mafia y el riesgo era que se la tomaran con Berlusconi. Las prostitutas las mueve la mafia».

En tanto, Francesco Rutelli, miembro democristiano del opositor Partido Democrático (PD), dijo manejar la formación de un Gobierno técnico «que afronte los problemas económicos e institucionales y haga las reformas necesarias».

Para lograr el quiebre de la coalición de Berlusconi, el sector centrista del PD trataría de atraer a Gianfranco Fini, ex artífice de la neofascista Alianza Nacional que en los últimos años evidenció un rotundo viraje hacia el centro.

Agencias AFP, ANSA, Reuters, EFE y DPA

Dejá tu comentario