Otro prólogo de pacto tripartito de K anti-Scioli

Edición Impresa

 El primer turno, desdoblado, juntó a Diego Bossio con Sergio Berni, y al titular de la ANSES con José Ottavis, el neocamporista que aterrizó como secretario general del PJ nacional mientras encara, con sigilo, la mutación hacia eso que definió como Peronismo Kirchnerista (PK), un juego de doble identidades.

Aquel principio de acuerdo, que marcó el inicio de un juego triple entre Bossio, Berni y Ottavis, dará hoy otro paso hacia la ampliación de esa mesa, todavía inorgánica y apenas germinal, de quien aparece, al menos hasta ahora, como el candidato K con mejores indicadores: el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

Aunque no anden con la metralla bajo el brazo, los cuatro cumbristas tienen discordancias tácticas o de empatía con Daniel Scioli y aparecen, además, como una especie de alianza en la provincia de Buenos Aires en la que resaltará otro candidato a presidente que no será, justamente, el gobernador.

Hay, bajo esos formalismos, otro detalle poderoso en términos políticos: el think tank que los junta es el Instituto Gestar, que preside José Luis Gioja, y es gerenciado por Bossio pero donde la logística está en manos de Mauricio Mazzón, heredero del clan que inició su padre, Juan Carlos, más conocido como "Chueco".

En Rosario, la apertura de una Escuela de Gobierno de Gestar juntará a Randazzo, Bossio, que es candidato a gobernador bonaerense, y Berni que, aunque dice que no será postulante a nada, aparece en varias ternas: como jefe de Gobierno, como dos en la provincia o hasta como vicepresidente. El secretario estará escoltado por Marcelo Torres.

Dejá tu comentario