Paro petrolero por salarios en tres provincias

Edición Impresa

El sindicato de petroleros privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa lanzó ayer a la tarde un paro sorpresivo por 24 horas en demanda de la equiparación de los salarios de los trabajadores de ambas provincias con los de sus pares de Chubut. La medida fue resuelta luego de una asamblea por el líder de ese gremio, Guillermo Pereyra, segundo de Hugo Moyano en la CGT opositora. El reclamo central pasa por la aplicación a los salarios de las tres provincias del «adicional por zona desfavorable» que rige en Chubut, y que eleva los ingresos más del 40 por ciento.

Anoche, Pereyra le confirmó a este diario que el ministro de Trabajo nacional, Carlos Tomada, convocó para el martes a una reunión conciliatoria con la presencia de los presidentes de las empresas petroleras que operan en la Patagonia. En vista del llamado, el dirigente aseguró haber suavizado los efectos de la huelga y retomado las guardias mínimas de la producción. La actividad plena se retomará hoy a partir de las 20.

En el momento de lanzarse, la medida de fuerza incluyó la advertencia de una nueva huelga, pero por 48 horas, a partir del miércoles próximo. Pereyra explicó que de concretarse la reanudación del diálogo a instancias del llamado de Tomada levantará ese paro.

El dirigente aseguró que mientras los trabajadores que representa perciben un diferencial de zona equivalente al 42% del salario conformado, en Comodoro Rivadavia ese plus se eleva al 85%. Sostuvo en esa línea que mantener los niveles diferenciados implicaría «una discriminación entre trabajadores».

El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, consideró «legítimo el derecho de peticionar» del gremio pero juzgó inaceptable «cuando el reclamo adopta actitudes como la violencia, piquetes, cortes de ruta, toma de edificios públicos o privados o paro de la producción».

Dejá tu comentario