Peligroso: Maduro ordenó que sus milicias lleguen a medio millón de civiles

Edición Impresa

El presidente venezolano espera duplicar luego el número de ciudadanos “desplegados en todos los barrios del país para combatir cualquier agresión imperialista”. El anuncio, un nuevo reaseguro para el régimen, ocurrió en la víspera de una marcha antichavista que se espera multitudinaria.

Caracas - El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció ayer la expansión del cuerpo de milicias, conformado por civiles armados, a 500.000 miembros para fin de año con su fusil "garantizado" cada uno de ellos.

"Aprobé al ministro de la Defensa, Vladímir Padrino López, planes para expandir la Milicia Nacional Bolivariana a 500.000 milicianos y milicianas con todos sus equipos", dijo el mandatario en un acto militar, en las afueras del Palacio de Miraflores.

Ante miles de miembros de la Milicia, el presidente prometió garantizar, a través de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), "un fusil para cada miliciano, un fusil para cada miliciana".

Flanqueado por el alto mando castrense, Maduro fue ovacionado con el puño en alto. "No es tiempo de traidores, no es tiempo de traición, no es tiempo de vacilantes; que cada quien se defina: si estamos con la patria o en contra de ella", advirtió al referirse a la creciente tensión que vive el país, entre protestas opositoras, desde hace dos semanas.

La Milicia Nacional Bolivariana fue creado en 2010 por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) como apoyo a la FANB. El chavismo la define como el "pueblo en armas", mientras la oposición lo considera una "guardia pretoriana" entregada a la ideologización de la sociedad.

Maduro precisó que se estaba cerca de los 500.000 milicianos, pero con la meta de "ir a la organización y entrenamiento de un millón de milicianos y milicianas organizados, entrenados y armados para defender la paz, la soberanía y la independencia de la patria".

Entre aplausos, el presidente pidió "garantizar el entrenamiento permanente de los milicianos". "Su despliegue permanente, su habilidad para manejar el sistema de armas, para defender su barrio, su territorio, su estado, las ciudades y los pueblos de esta Venezuela que tiene que ser un territorio inexpugnable para cualquier agresión imperialista", subrayó.

La noche del domingo, Maduro había ordenado a los militares desfilar y salir a las calles ayer para reafirmar la "unión cívico-militar" con que gobierna Venezuela y rendir honores a la milicia, creada hace siete años por Chávez.

Las demostraciones de fuerza ocurren en vísperas de la marcha que la oposición convocó para mañana, cuando se conmemora el primer grito independentista venezolano, a fin de exigir elecciones y respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional (AN, parlamento), único de los poderes públicos controlado por el antichavismo.

Para la oposición, una salida del chavismo del poder es la única forma de resolver la grave crisis política y económica que sufre el país, pero Maduro descarta un adelanto de los comicios presidenciales, pautados para diciembre de 2018. A fines del año pasado, debieron celebrarse elecciones regionales que fueron postergadas sin fecha aún.

Los líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD )promete que mañana será "el principio del fin" y "la madre de las marchas", pero el oficialismo también asegura que ese día colmará las calles de Caracas.

La ola de protestas, en las que fallecieron seis personas, decenas fueron heridas y más de un centenar detenidas, estalló el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que responde a Maduro, se adjudicara las funciones del parlamento y retirara la inmunidad de los diputados por estar en desacato, en lo que la oposición calificó de "autogolpe de Estado".

Aunque los fallos fueron anulados parcialmente tras fuerte presión internacional, la oposición se revitalizó y no cede en las protestas, que el presidente asegura promueven un "golpe de Estado".

Agencias AFP y DPA, y


Ámbito Financiero

Dejá tu comentario