Pese a rechazo K, De la Sota insiste en demandar a Nación

Edición Impresa

Ahora intimará a la Rosada, paso previo a ir a Corte; hoy, 20 años de acuerdo

El gobernador de Córdoba, el peronista crítico José Manuel de la Sota, no cederá en su embestida contra Nación en pos del cese del recorte del 15% en la coparticipación, pese a que recibió en las últimas horas una andanada de críticas públicas por parte de mandatarios alineados con el kirchnerismo.

Allegados al titular del Ejecutivo mediterráneo confirmaron ayer a este diario que «en los próximos días» concretará una «intimación administrativa» al Gobierno nacional para reclamar el fin de ese tijeretazo, luego de la sanción de la ley que desadhirió a la provincia del Pacto Fiscal que en 1992 -hace hoy 20 años- habilitó la cesión de fondos locales para financiar al sistema previsional nacional.

Previamente, envió a todos los mandatarios una carta en la cual los notificó de la norma -sancionada casi por unanimidad el pasado miércoles- y los invitó a incursionar por igual camino.

Allí justificó su decisión de impulsar la vía judicial, «luego de infructuosos intentos para lograr con la Nación un consenso equitativo».

La misiva dio vía libre a una previsible reacción de los gobernadores alineados con

el kirchnerismo
, que desde el jueves a la noche se lanzaron a criticar la estocada de De la Sota y enfatizaron que no calcarán su decisión de bajarse del Pacto Fiscal.

Tal como lo informó este diario, el pionero fue el jujeño Eduardo Fellner el pasado jueves, mientras que luego se sumaron el mendocino Francisco «Paco» Pérez, el sanjuanino José Luis Gioja, el riojano Luis Beder Herrera y el entrerriano Sergio Urribarri.

«Somos parte de un proyecto nacional que conduce nuestra Presidenta y que desde 2003 recuperó el federalismo, llevando la transformación a cada una de las provincias», dijeron las autoridades cuyanas, en el marco de un encuentro de la agrupación oficialista Gestar, celebrado en la mendocina Guaymallén.

«Está equivocado política e históricamente», advirtió por su parte Urribarri. Remarcó que «la discusión implica primero un enorme debate entre las provincias y luego una postura estructural unificada, para acordar con Nación una agenda institucional para 20 años». «Ese debate entre las provincias está muy lejos; mientras tanto, lo que no se puede hacer, porque sería inadmisible, es debilitar al Estado nacional», enfatizó.

El Pacto Fiscal en cuestión fue sellado el 12 de agosto de 1992 por el entonces presidente Carlos Menem; los exministros Domingo Cavallo (Economía) y José Luis Manzano (Interior); el ex secretario general de la Presidencia Eduardo Bauzá, y 21 gobernadores.

Allí se estipuló destinar el 15% de la coparticipación «para atender el pago de las obligaciones previsionales nacionales y otros gastos operativos que resulten necesarios».

La pelea por el recorte del 15% en la coparticipación es un nuevo capítulo de la tensión política que signa la relación entre Cristina de Kirchner y De la Sota, un presidenciable 2015.

Además de la presión sobre los envíos de coparticipación

-que, en rigor, ya se dirime en la Corte a partir de una presentación concretada por Santa Fe, aunque aún si fallo-, De la Sota desembarcó también días atrás en el alto tribunal para exigir que Nación le pague a Córdoba $ 1.040 millones adeudados en remesas para la Caja de Jubilaciones local.

Desde la vereda nacional, sin embargo, los funcionarios argumentan que la provincia no cumplió con los criterios de armonización con la administración federal.

Dejá tu comentario