Pichetto: “No hay tierras sagradas”

Edición Impresa

Después de semanas de discusiones y reclamos por tierras indígenas tras la desaparición de Santiago Maldonado, el jefe del bloque FpV-PJ en el Senado, Miguel Pichetto, realizó ayer en el recinto el primer discurso racional sobre el asunto.

"Esta es un opinión mía, personal, no la hago expresando del bloque. Para mí, no hay tierra sagrada en la Argentina, no puede haber ningún espacio de tierra que no esté bajo la jurisdicción de las autoridades, de la Justicia y fuerzas de seguridad argentina si es que tienen que ingresar con orden judicial".

Pichetto hizo foco en situaciones de la provincia que representa (Río Negro), "especialmente en zona de cordillera (...) con un grupo identificado con violencia extrema y con el no reconocimiento ni a la Justicia ni a la nacionalidad". El senador además dejó claro la intención de no hacer "un ejercicio demagógico barato" y se diferenció así del cristinismo, que aprovechó el debate de la prórroga por cuatro años de la ley que impide los desalojos de tierras indígenas -el oficialismo no pudo acordar que fuese por dos años y medio- para acusar al Gobierno de instalar un plan represivo a través de las fuerzas de seguridad.

"Hay una necesidad de saber la verdad y qué pasó con Maldonado, es fundamental resolverlo", dijo Pichetto, y aclaró: "No creo que haya dictadura en marcha, estamos en funcionamiento con la ley".

Desde el ultrakirchnerismo, Anabel Fernández Sagasti pidió quedar como "cómplices funcionales a este discurso homogénico -quiso decir hegemónico- que está en los medios de comunicación", y que "la única violencia que existe" en el país es "la institucional".

La jefa del PRO, Laura Rodríguez Machado, replicó: "Cambiemos no busca enemigos a los cuales enfrentarse. Nadie puede adjudicarse la potestad de hablar de pueblos originarios pensando que el resto de los partidos políticos no comparten la misma forma de pensamiento".

Dejá tu comentario