Piden frente a China proteger, no devaluar

Edición Impresa

Los siderúrgicos de Brasil, la Argentina, México y Colombia entregaron un informe a sus respectivos gobiernos para que visualicen el impacto de la competencia china. Antes se creía que por cada empleo en la siderurgia que se perdía, en la industria metalmecánica el impacto era de entre 4 a 5 puestos de trabajo. El informe de Alacero (Asociación Latinoamericana del Acero) cuantificó que ahora esta relación es de 1 en 23. Este proceso de desindustrialización que se observa más claramente en Brasil, México y Colombia, dado que en la Argentina los datos reflejan un menor impacto, es el principal argumento para convencer a los gobiernos de la región de la necesidad de defenderse de la avanzada asiática.

Si bien no hay consenso entre los especialistas (Dani Rodrik -Harvard- se manifestó a favor de devaluar mientras que Raghuram Rajan -FMI- privilegió la búsqueda de eficiencia) sobre las bondades de utilizar el tipo de cambio como herramienta para compensar la pérdida de competitividad, los empresarios latinoamericanos de la Alacero consideran que no es una buena medicina.

Ayer lo dejaron en claro el expresidente de Alacero Daniel Novegil, su sucesor, el mexicano Raúl Gutiérrez y el brasileño André Gerdau, CEO del grupo homónimo al señalar que «no se trata de hacer una guerra con China sino de tomar medidas, como un aumento de aranceles a determinados productos manufactureros, dado que el Gobierno asiático no tomó las medidas que dijo que iba a tomar y que nosotros no fuimos capaces de imponer».

A la hora de elegir entre una política industrial o una devaluación, los representantes de la industria del acero regional consideraron que abusar de un tipo de cambio subvaluado no era la medicina correcta, ya que a largo plazo no sirve porque es insostenible. Antes no existía China como protagonista mundial y ahora sí, entonces los gobiernos deben tomar conciencia que la amenaza crece exponencialmente, sostuvo Gutiérrez. «La capacidad de producción china de productos manufacturados es de 700 millones de toneladas de acero, esto es 10 veces la de Latinoamérica», dimensionó Novegil.

Los cuatro ministros de Industria a los que se le presentaron el informe elaborado por Alacero ya acusaron recibo y están confeccionando un cuadro de situación para debatir en el seno de sus gobiernos. En el caso argentino, Novegil explicó que la ministra Débora Giorgi ya designó comisiones para ir studiando medidas a tomar.

Por último los empresarios difundieron los pronósticos para éste y el próximo año sobre consumo aparente de acero de Latinoamérica: un 4,7% y el 9,8% de crecimiento respectivamente (no está claro si la expansión del próximo año será por recomposición de inventarios o aumento de demanda). En este marco el consumo mundial aumentará el 6,5% y un 5,4% mientras el de China un 7,5% y el 6%, respectivamente. Hoy China produce casi 680 millones de toneladas; el segundo, EE.UU. 94 millones; India, 73 millones (nuevo actor mundial), y Japón 62 millones de toneladas, mientras que América Latina produce 70 millones en conjunto.







Enviado especial a Río de Janeiro

Dejá tu comentario