“Políticos deben ceder espacio en el Consejo de la Magistratura”

Edición Impresa

El presidente del Consejo de la Magistratura, el camarista Luis María Bunge Campos, ha cultivado el bajo perfil desde que asumió en febrero pasado, apoyado por el oficialismo y los consejeros radicales (a diferencia de sus compañeros jueces, que no lo votaron). Después de las elecciones, y frente a un fuerte replanteo del rol del Consejo de la Magistratura y el reclamo de diferentes sectores de la necesidad de una nueva reforma del organismo, el titular del cuerpo salió a hablar. Crítico de la injerencia de la política en el Consejo, propone una revisión que apunte a «una discusión más técnica de los temas» y una mayor presencia del Poder Judicial (Corte Suprema incluida) para mejorar el funcionamiento del vapuleado organismo.

Periodista: La Justicia tuvo un rol central durante la campaña electoral y más todavía ahora, cuando se anuncia que van a avanzar las causas en trámite contra el kirchnerismo. En este punto, las denuncias de supuestas presiones a los jueces, especialmente desde el Consejo, son centrales. ¿Cómo responde a estas acusaciones?

Luis María Bunge Campos: En mi opinión, la presión es bilateral: el tema no es sólo que se pretende que un juez resuelva en un sentido determinado, sino que el magistrado se deje presionar. Creo que hay chisporroteos, más que presiones. Hay intentos de todo el arco político argentino, desde todo sector. Pero pasa siempre en toda decisión judicial y por ahí pasa la independencia del Poder Judicial. Cuando los jueces efectúan un reclamo por la independencia, es una contribución a la calidad institucional. No es una demanda sectorial, sino una necesidad de la sociedad.

P.: ¿Piensa que el Consejo de la Magistratura está demasiado afectado por la agenda política?

L.M.B.C.: Lo ideal es que la política y el debate pasen por donde deben pasar, según la Constitución: el Congreso. La mayoría del estamento político en el cuerpo hace que pronto se lleve la discusión adonde no se tiene que llevar. Éste no es el lugar para discutir de política. Quizás en el diseño del Consejo hubiera sido preferible que en lugar de tener las primeras líneas políticas, tuviéramos delegados por parte de los órganos legislativos. Ahora bien, nos perderíamos tener las espadas políticas que tenemos. También eso hace al prestigio de la institución.

P.: La mayoría de los partidos opositores está planteando la necesidad de impulsar una nueva reforma del Consejo. ¿Qué opina de estas propuestas?

L.M.B.C.: Es una discusión donde quieren poner más políticos y a mí me preocupa eso. No quiero que una entidad del Poder Judicial, que tiene como principal misión asegurar la independencia del Poder Judicial y el servicio de justicia se transforme en otro Parlamento, porque ya tenemos uno. Me preocupa que la política tenga tanta incidencia en el Consejo; hoy el sector político tiene mayoría absoluta.

P.: ¿Cómo mejoraría el funcionamiento de la Magistratura?

L.M.B.C.: En primer lugar, creo que la Corte tiene que estar en el Consejo, como lo está en todos los consejos del país. No sólo presente simbólicamente como establecía la ley anterior, sino activamente.

P.: ¿Y respecto de la composición del cuerpo?

L.M.B.C.: Creo que los órganos legislativos deberían resignar delegados, de modo tal de tecnificar la discusión lo más posible.


Entrevista de María Vicens

Dejá tu comentario