Por Wall St. y el paro del campo subió otra vez el dólar

Edición Impresa

La brecha de diez centavos entre el dólar de las casas de cambio y el mercado marginal es la principal referencia de lo firme que está la demanda de divisas. El paro del campo acercó nuevos clientes al mercado cambiario.
El dólar se vendió a $ 3,56 al público, pero los «arbolitos» lo colocaban a $ 3,66. Eran demasiados los que querían hacerse de dólares sin dejar sus datos. Lo curioso fue que el dólar marginal se cotizó por encima del «contado con liquidación», el dólar que se utiliza para sacar divisas del país triangulando con los bonos de la deuda. El «contado con liqui», como se lo conoce en la jerga de las mesas, cerró a $ 3,65. Rara vez se da esta relación. Tal vez haya influido la fuerte baja de los bonos locales en dólares. El Boden 2012, por caso, perdió 3,70% de su valor.
La crisis mundial ha cambiado el panorama local. El Boden 2012 hasta hace poco era el título que más subía. Ahora lo alcanzaron las generales de la ley: los inversores del mundo quieren activos seguros («fly to quality) y van a dólares, oro y bonos del Tesoro de Estados Unidos. Lo demás es riesgo.
Por eso estuvo muy firme la demanda de dólares por parte del público. El MEC, la plaza de los corredores de cambio, negoció u$s 165 millones.
Mayorista
El Forex-MAE, el mercado mayorista más importante, negoció u$s 161 millones porque los exportadores no están liquidando, los importadores tienen cada vez más trabas y los compradores son desalentados por el Gobierno.
En este marco, la divisa abrió a $ 3,5450 para terminar a $ 3,5480. En el medio, el Banco Central envió señales. Cuando el dólar comenzó a subir, se hizo vendedor. En ese momento comenzó a ceder el precio y la mesa del Central recompró lo que había vendido y terminó el día en equilibrio con las reservas en u$s 47.065 millones. El aumento de u$s 7 millones en las reservas se debió a la suba del euro que compensó la baja del oro.
El otro movimiento importante estuvo en el OCT-MAE, el mercado de futuros del dólar, que operó nada menos que u$s 339 millones. De esa cantidad, más de u$s 100 millones fueron ventas del Banco Central que saturó las posiciones más cortas y las hizo retroceder un 0,14% promedio. Sólo subió fin de febrero que cotizó a $ 3,5440 (+0,11%).
En los bonos, los negocios fueron inexistentes. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), se operaron sólo $ 161 millones. Los bonos más castigados fueron los nominados en dólares. El Boden 2012 retrocedió un 3,70%. El Bonar V se derrumbó un 4,90% y el Bonar X, 4,87%. Entre los bonos del canje de la deuda, el Discount en pesos perdió un 1.40% y el cupón PBI nada menos que un 5%. Fue tan exiguo el monto operado en bonos que el Bogar hizo una sola operación por $ 20 mil. Antes de la intervención del INDEC, este bono de las provincias movía hasta $ 200 millones por día. El Bocon Pr9, en tanto, cedió casi un 2%.
Vienen días difíciles para los mercados del mundo. La Argentina no está al margen. Si el INDEC hubiera medido la inflación sin generar dudas, los bonos en pesos servirían de contención a la demanda de dólares.

Dejá tu comentario