Presión para gobernadores: profundizan paros docentes

Edición Impresa

Gremios exigen nueva recomposición salarial, en medio de desaceleración de ingresos del interior

Las complicaciones para otorgar una nueva recomposición salarial por parte de los gobernadores, a tono con la estrechez de las arcas locales, potenció en los últimos días los reclamos de los gremios docentes, que en algunos distritos volvieron a tomar la forma de medidas de fuerza.

Por caso, hoy desplegarán un paro de 24 horas los maestros neuquinos, mientras que mañana habrá huelga en Santa Cruz y desde el jueves harán lo propio dos sindicatos chaqueños (por 48 horas). Pero el escenario de conflictividad en el sector alcanza además a Entre Ríos, Chubut, Mendoza y Buenos Aires, entre otras provincias.

Las protestas se dan de la mano de la imposibilidad de un nutrido número de mandatarios de activar una nueva oferta salarial, o de concretar una propuesta que sea acorde con las pretensiones de los dirigentes, en medio de la desaceleración que sufren los ingresos por coparticipación.

Aunque con matices, los maestros aseguran que la inflación pulverizó ya los incrementos otorgados a principios de año por los Ejecutivos, mientras que también impacta duramente el estancamiento del piso para tributar el Impuesto a las Ganancias.

Veamos algunas postales que muestran el malestar docente en el interior:

En Neuquén, concretarán hoy un paro de 24 horas los maestros nucleados en ATEN, en consonancia con los otros cinco gremios del Frente Gremial Estatal, en reclamo al Gobierno de Jorge Sapag (Movimiento Popular Neuquino) de una nueva suba que permita delinear un alza anual del 35%.

La protesta podría incluir -en el caso del sindicato de los viales, en principio- el despliegue de piquetes en rutas provinciales para amplificar la estocada, mientras que además habrá una movilización desde las 10 en la capital neuquina.

ATEN incorporó a las exigencias el pedido de una actualización de los montos que se abonan en concepto de asignaciones familiares, y de un corrimiento del piso del mínimo no imponible para la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias.

En Santa Cruz, en tanto, los maestros protagonizaron una retención de tareas para protestar por la demora en el pago de los sueldos de julio, mientras que tienen previsto una huelga para mañana por la falta de una propuesta de recomposición salarial -la primera de este año, en este caso- por parte del gobernador justicialista Daniel Peralta.

«Las contradicciones de este Gobierno son cotidianas y la conflictividad va en aumento», denunció el titular de ADOSAC, Pedro Cormack.

En Santa Fe, por su parte, el Gobierno del socialista Antonio Bonfatti concretará mañana una reunión paritaria con los gremios docentes, aunque ya advirtió que no habrá un nuevo aumento salarial en lo que queda del año para respetar lo que dictan las finanzas locales.

Sin embargo, ese posicionamiento es cuestionado por los dirigentes sindicales.

«AMSAFE no renuncia al debate salarial en paritarias», advirtió la titular del gremio, Sonia Alesso, además de remarcar que «está (contemplado) en el acta paritaria de marzo y ése es el ámbito».

En esa línea, el secretario general de AMSAFE Rosario, Daniel Couselo, confirmó ayer que los docentes ya debaten un plan de lucha que se concretaría el próximo martes en esa ciudad.

En Chaco, en tanto, 2 de los 14 sindicatos docentes -ATECH y Federación SITECH- volverán a desplegar un paro de 48 horas desde el próximo jueves, para exigir al gobernador justicialista Jorge Capitanich una recomposición salarial y el fin del ítem del presentismo.

La nueva medida de fuerza fue cuestionada por el ministro de Educación chaqueño, Francisco Romero. «Tomo este nuevo paro docente sólo como un fin de semana largo, que evidentemente convocan apelando a un nivel de conciencia muy bajo», afirmó.

«Con firmeza y diálogo vamos a garantizar el derecho de los estudiantes y de los padres a que haya clases todos los días y, por otro lado, con el salario de agosto hay una recomposición salarial ya anunciada en febrero», remarcó.

En sintonía, en Mendoza, tras desplegar una cadena de paros, el docente gremio SUTE -que rechazó una mediación de la Iglesia- decidió congelar la herramienta de las huelgas, aunque sí recurrirá a movilizaciones y escraches a funcionarios para elevar sus exigencias salariales al mandatario justicialista Francisco «Paco» Pérez. Reunión paritaria de por medio, ayer el Ejecutivo intentó destrabar el conflicto.

En Entre Ríos, en paralelo, la Asociación Trabajadores del Estado y la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos se reunirán el jueves en el marco de un plenario de la Central de Trabajadores de la Argentina para analizar en «forma conjunta» los pasos a seguir ante la falta de convocatoria a la discusión salarial por parte del Gobierno del justicialista Sergio Urribarri, la situación de la Caja de Jubilaciones y el estado de la obra social provincial.

En Córdoba, por su parte, las medidas de fuerza de los docentes se dan a partir del rechazo del arco gremial a los cambios en el sistema jubilatorio impuestos por ley a instancias del gobernador peronista José Manuel de la Sota, que postergan por seis meses para los pasivos el cobro de los aumentos de los activos.

Dejá tu comentario