19 de abril 2013 - 16:44

Prevén menor ingreso de dólares y caerían las reservas en 2013

Por menos cosecha y mayor importación de energía

Prevén menor ingreso de dólares y caerían las reservas en 2013
La esperanza de que la cosecha de soja empuje a la baja el valor del dólar en el mercado informal se va diluyendo con el paso de las jornadas. Y al contrario, parece cumplirse lo que varios analistas vienen advirtiendo desde principios de año: el ingreso de los dólares de la cosecha gruesa no sería suficiente para ponerle un techo al dólar en el mercado informal. Al contrario, como el BCRA termina emitiendo más pesos por los dólares que incorpora a las reservas, el resultado es mayor liquidez que termina empujando la cotización del "blue".

Varios episodios están provocando que se recalcule el nivel de reservas que tendrá la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont a fin de año. El propio BCRA había estimado que uno de los datos de 2013 sería la recomposición del stock, tras la caída de 2011 y 2012. Sin embargo, nunca estimó con precisión a cuánto podría ascender.

Elypsis, la consultora de Eduardo Levy Yeyati, ya había recalculado a la baja el nivel de reservas para fin de año. De un cálculo inicial cercano a los u$s 46.000 millones, pasó a estimar un nivel cercano de u$s 44.500 millones. Y ahora otra consultora, Empiria, estima que terminarán en un nivel similar al de 2012, es decir en la zona de los u$s 43.300 millones. Implica, al menos, una recuperación en relación con el actual nivel. El miércoles las reservas finalizaron por primera vez en seis años por debajo de los u$s 40.000 millones. Desde mayo de 2007 que esto no sucedía.

Pero en las últimas horas se conocieron estimaciones todavía más pesimistas. Un informe del JP Morgan, redactado por el economista Vladimir Werning, señala que las reservas finalizarán 2013 en torno a los u$s 37.500 millones, esto es u$s 5.500 millones por debajo del cierre del año pasado.

¿Por qué tendría un resultado peor al esperado el balance cambiario?

cSegún las últimas estimaciones, la cosecha de soja se ubicaría por debajo de los 48 millones de toneladas, un 13% menos que la proyección inicial. Esto se debe a que la siembra resultó algo más baja y a las inundaciones que soportaron algunas zonas. Además, las ventas anticipadas por los productores agropecuarios se ubican en los menores niveles de los últimos años, lo cual retrasa el ingreso de divisas que puede comprar el BCRA. Según el informe del JP Morgan, en realidad la cosecha sojera se ubicaría en torno a los 45 millones de toneladas.

cLas importaciones de energía serán más altas que las previstas, especialmente después del incendio de la refinería de YPF en Ensenada. Según estima Empiria, el déficit energético podría ubicarse en torno a los u$s 7.000 millones este año, más del doble del año pasado. De esta forma, el saldo de la balanza comercial no sólo no superaría el de 2012, sino que incluso podría ubicarse por debajo de aquellos niveles.

cEntre la cercanía de las elecciones, la continuidad del cepo cambiario y los "ruidos" internos, el ingreso de dólares financieros es prácticamente nulo. Sin embargo, como las empresas y las provincias continúan pagando deudas, se produce una salida adicional de capitales.

Pero la menor cantidad de dólares contrasta con la expansión continua de pesos por parte del Banco Central. Los últimos datos muestran que el incremento de la base monetaria se ubica en el 37% anual. No se nota por ahora una aceleración, pero tampoco una disminución. "El piso del incremento de la expansión monetaria está en torno al 35% y el Central hasta ahora se ocupó de evitar que el techo supere el 40%", explica un analista del mercado financiero.

Sin embargo, no será fácil mantener ese techo del 40% en los próximos meses. La inyección de pesos por los dólares que entran de la soja y el aumento del crédito se suman a la necesidad de financiar al Tesoro que tendrá por delante el BCRA. Si la entidad se resiste a aumentar la tasa de interés, le resultará difícil absorber los pesos excedentes que circulan en el mercado. El peligro de esta tendencia es, obviamente, una mayor presión sobre el dólar informal, como la que se reavivó en las últimas jornadas.

Dejá tu comentario