“Que un arma se caiga y dispare no es habitual”

Edición Impresa

La ministra de Seguridad Nilda Garré, aseguró ayer que «como mínimo, existió negligencia» por parte del policía al que se le disparó su arma reglamentaria y mató a un joven cuando perseguía a un grupo de muchachos que aparentemente protagonizaban incidentes en el barrio porteño de San Telmo. Además indicó «que un arma se caiga y dispare no es habitual».

En declaraciones a la prensa, Garré dijo que el cabo primero Mendoza «ya fue pasado a disponibilidad preventiva» y está a disposición de la Justicia «acusado de un delito muy grave, como lo es el homicidio» y seguramente «se le dará de baja en la fuerza». La ministra explicó que el policía «no ha tenido la debida diligencia que supone que tenía que tener con respecto al arma, por ejemplo el seguro puesto», y agregó que «se tomarán las medidas más severas si hubiera algún tipo de dolo o negligencia por parte del cabo Mendoza en el hecho».

Peritajes

Por otra parte, la ministra resaltó que «es muy poco común que pueda darse que se le dispare el arma a un policía porque se le cae al piso» y que envió al subsecretario de Delitos Complejos del ministerio, Miguel Robles, para supervisar todos los peritajes que realicen en el marco de la causa.

Además, enfatizó que el cabo se encuentra detenido en dependencias de Gendarmería Nacional por un «delito de carácter grave», aunque resaltó que se debe esperar las pericias que están a cargo de esa fuerza.

En tanto, la ministra se excusó de dar a conocer detalles sobre los peritajes realizados hasta el momento respecto del hecho, principalmente el dermotest que se le practicó al policía en la mano y en la pechera para poder establecer si tenía restos de pólvora, y el planimétrico, que podría establecer cuál fue la trayectoria de la bala que mató al muchacho.

Dejá tu comentario