Radicales en el FAP cenan hoy con Binner

Edición Impresa

Se abre esta noche la primera colectora UCR para que un malón de radicales desencantados y desorientados se sume al Frente Amplio Progresista de Hermes Binner. Luego del approach que el centenario partido ensaya, a través del intendente Gustavo Posse (San Isidro), con el PRO de Mauricio Macri, un sector díscolo del radicalismo se mostrará públicamente en templo gastronómico de los boina blanca, el Centro Lalín. El acto incluye un recital en vivo de Jairo, un artista fetiche de los radicales, entonará su mítico Ave María.

Radicales en el FAP está capitaneado por la exdiputada nacional de la UCR, Sandra Rioboó. Esta dirigente de Lanús, que inició su militancia cerca de Leopoldo Moreau, fue una de las primeras en oponerse en 2011 al acuerdo entre Ricardo Alfonsín y el peronista filo macrista, Francisco de Narváez. Osadía que le cuesta la expulsión de la UCR. Y fue la plataforma de su precandidatura a titular del Comité Nacional. Eran tiempos de cambios en el radicalismo, cuando Ernesto Sanz abandonó la presidencia partidaria y, la cúpula radical, consagró al exintendente de Santa Fe, Mario Barletta, como nuevo jefe del Comité. Rioboó se hubiese convertido en la primera mujer en presidir la UCR, un fuerte gesto de renovación y de definición de un rumbo progresista que, ni Alfonsín, ni Sanz ni Julio Cobos, finalmente se animaron a avalar. El resto de la historia de la gestión Barletta es conocida: el flamante presidente del Comité Nacional pidió la remoción de Leandro Despouy como titular de la Auditoría General de la Nación, guante que recogió el kirchnerismo parlamentario, y debió soportar una fuga de dirigentes hacia PROA (Propuesta Radical para Otra Argentina), un sello macrista lanzado a nivel nacional.

Por eso esta noche, Binner será homenajeado por el ala UCR que impulsa un alineamiento detrás del FAP. De hecho, Rioboó acompañó en 2011 a un exradical del GEN, Jaime Linares, en la fórmula para la senaduría nacional por la provincia de Buenos Aires. Compitieron con el binomio kirchnerista Aníbal Fernández-María Laura Leguizamón, y alcanzaron la tercera banca por la minoría. El dúo Linares-Rioboó se impuso incluso en el principal distrito electoral del país a dos ilustres apellidos peronistas: Scioli (José «Pepe») y Duhalde (Hilda «Chiche»). El triunfo de Linares, exintendente de Bahía Blanca, lo posiciona ahora como precandidato a gobernador bonerense 2015 por el FAP, con la bendición de Margarita Stolbizer.

La excusa de los radicales rebeldes para homenajear a Binner es una cena conmemorativa de los 29 años de la recuperación de la democracia con la presidencia de Raúl Alfonsín. Además de Rioboó, estará presente Despouy y otra militante de «Radicales en el FAP», Paola Caputo, la hija del excanciller radical.

«Somos radicales porque nos consideramos extremistas de la democracia, de la justicia, de la libertad, de la tolerancia, del apego a la ley y a la Constitución. Somos progresistas porque no concebimos la democracia sin igualdad. De nada sirve aquella libertad, sin condiciones dignas de vida y expectativas concretas de bienestar. Y no renunciamos a ser parte de un proyecto nacional. Somos frenteamplistas porque estamos convencidos que hay que reunir a los afines. Porque sabemos que solos no alcanza, pero también que los rejuntes no sirven. No somos neutrales», disparó ayer Rioboó en un mensaje a la cúpula de la UCR.

Más temprano, antes de saborear las tortillas, el jamón crudo y el pollo al verdeo que le espera de menú en el Lalín, a las 15.30 en el Senado de la Nación, Binner participará junto a los integrantes del Frente Amplio Progresista de una especie de desagravio institucional a la provincia de Santa Fe a partir de las acusaciones de «narcosocialismo» formulada por un diputado kirchnerista.

Dejá tu comentario