Razones locales de baja

Edición Impresa

Para el que quería, había ayer todo tipo de excusas con las cuales justificar el 1,65% que perdió el Promedio Industrial al cerrar en 17.387,21 puntos. Pero las que más se acercaron a la verdad tuvieron que ver con los desilusionantes balances que se vienen conociendo.

De seguir como vienen las cosas, esto es, de confirmarse el incremento de las ganancias del 0,25% que se viene anotando hasta ahora, el último trimestre quedaría como el de peores resultados desde el tercer trimestre de 2013. Pero no sólo los números son los que están minando los ánimos, sino, lo que es peor, las proyecciones que están presentando las cotizantes.

Al frente de esto estuvieron ayer Microsoft y Caterpillar, acompañadas por otras como Procter & Gamble, Pfizer, etc., lo que demuestra que no hablamos de un problema puntual, sino de algo que está afectando a todo el espectro económico.

En particular, las más afectadas vienen siendo las grandes multinacionales y exportadoras, golpeadas por la fortaleza del dólar, lo que está llevando a que algunos comiencen a pensar en las empresas orientadas al consumo doméstico. Esto explica que la semana pasada el índice Russell 2000 avanzara un 2% más que el gran mercado, lo que en otro contexto hubiéramos justificado con la idea de una mayor apetencia por el riesgo de los inversores.

Menos gravitante para los inversores pero de peores implicancias fue el anuncio de que en contra del 0,3% que se esperaba que subieran las órdenes de bienes durables, éstos se desplomaron el 3,4% el mes pasado, lo que implica un claro techo para lo que podría llegar a subir el PBI.

Finalmente, los problemas en Rusia: baja de la calificación de su deuda a nivel de chatarra y pedido de mayores sanciones económicas; y los de Grecia: crisis política del nuevo Gobierno, que busca acercarse a Rusia, dieron el broche final para una jornada que en vista de todo esto casi podríamos definir de "triunfadora".

Dejá tu comentario