Recalcula mercado y ahora rechaza una devaluación este año

Edición Impresa

Los mismos que, hace unas pocas semanas, se apuraban a dolarizarse a cualquier precio para aprovechar los beneficios de una inminente devaluación, por los mayores desequilibrios que se veían en la economía, empezaron ahora a descontar que el tipo de cambio se mantendrá fijo a lo largo de este año y sólo repuntará (y acotadamente) en los inicios del próximo Gobierno.

Las mayores probabilidades que, eventualmente, pudiera darle a Mauricio Macri el acuerdo con la UCR contribuyeron para ese fenómeno, según el análisis del mercado. En la City creen que un candidato más amigable hacia ellos, que provoque un giro hacia la ortodoxia respecto de la actual gestión, puede generar un mayor ingreso de capitales y evitar una fuerte depreciación del peso argentino.

Hoy todos los indicadores muestran que esta noticia tuvo más impacto en las expectativas que la promesa de Alejandro Vanoli, a fin de febrero, acerca de que no habría "una devaluación brusca". En el mercado cambiario, el "blue" retrocedió ayer a los $ 12,55, hasta un mínimo que no alcanzaba desde antes de que la Argentina cayera en default; los contratos de dólar a futuro en Nueva York cayeron hasta 40 centavos, y con mayor fuerza los que vencen en el próximo mandato; y los bonos dollar linked, que eran una de las principales atracciones de los inversores y habían repuntado hasta un 22% desde principios de año, se frenaron a mitad de marzo y perdieron desde entonces hasta un 5,5%.

El precio que en Nueva York los inversores esperan para el dólar se desinfló hasta 40 centavos. Los llamados Non Delivered Forward (NDF) a doce meses de plazo retrocedieron de los $ 13,30 que habían tocado hasta mitad de marzo a los $ 12,88; para los próximos nueve meses, ese precio descendió de los $ 11,75 a los $ 11,47; y para los próximos seis meses, de los $ 10, 17 a los $ 10,04.

Los títulos atados al tipo de cambio que se negocian en la Bolsa porteña detuvieron su avance repentinamente el 17 de marzo último. El Bonad 2016 cayó un 2,3% desde el 17 de marzo hasta hoy, y los bonos emitidos por la Ciudad, que vencen en 2019 y 2020, un 1,16% y un 2,1%, respectivamente.

La menor demanda se siente en los activos que son sustitutos del dólar en el mercado ilegal, pero no, por razones evidentes, en el mercado oficial. Las compras de divisas para ahorro se sienten con fuerza todavía en las ventanillas de los bancos porque los clientes prevén que una unificación del mercado cambiario llevará necesariamente a un sinceramiento del tipo de cambio legal, que lo haría acomodarse muy por encima de los $ 8,83 actuales e, incluso, de los $ 10,60 en los que se encuentra hoy para los particulares autorizados por la AFIP.

En el mercado intuyen que el rumbo podría alterarse si las encuestas sobre las elecciones presidenciales de octubre próximo dan como ganador al Gobierno. En ese caso, se presume que la próxima gestión podría insistir en perpetuar parcialmente, y más allá de las dificultades que eso supone, el actual atraso cambiario.

Dejá tu comentario