Regreso a la alta gama

Edición Impresa

Punta del Este - Después de tres años de ausencia en el segmento de alta gama, Renault presentó en Punta del Este al Latitude, una berlina de grandes dimensiones y completo equipamiento que marca el regreso del rombo a la categoría de elite.

El último exponente de la firma francesa en esa franja de mercado había sido el Laguna. Ahora, el Latitude desplazará del tope de gama de la marca al Fluence y al Mégane III, dos medianos superiores cuyos lanzamientos a fines de 2010 encarnaron el primer paso de Renault para su reposicionamiento. En este sentido, el objetivo del Latitude será volver a seducir a aquellos clientes preferenciales que, hasta hoy, no encontraban productos premium en las vidrieras del rombo.

Fabricado en la planta de Samsung en Corea y expuesto por primera vez ante el público mundial en el último Salón de París, el Latitude estará disponible en las concesionarias argentinas a partir de esta semana en dos versiones: Dynamique (2.0 litros 16v, u$s 36.500) y Privilège (3.5 litros V6, u$s 46.500). Si se considera que su comercialización en Europa y Asia comenzó en enero, este vehículo arriba al país casi en simultáneo a las plazas líderes y se erige como un modelo global.

Renault tiene una expectativa de ventas de 300 unidades, en un segmento que totaliza 2.000 operaciones al año. Esta cifra pondría al Latitude a la par del Ford Mondeo, el Peugeot 407 o el Honda Accord, y por encima de otros competidores directos como el Toyota Camry, el Citroën C5 o su primo Nissan Teana -con quien comparte elementos de mecánica, incluido el motor de la opción V6, gracias a la alianza entre ambas compañías-. El auto más exitoso de la categoría es el Volkswagen Passat, con 800 unidades patentadas al año.

Opciones

El diseño del Latitude, elegante y discreto, se pensó para un público maduro y con preferencia por las líneas clásicas. En este punto, se destaca la continuidad del parabrisas y la luneta trasera a través del doble techo de cristal panorámico eléctrico, que a su vez aporta gran luminosidad al habitáculo. Y, en la versión Privilège, sobresalen las llantas de aleación de 17 pulgadas y la doble salida del escape.

Las medidas son otro punto fuerte del Latitude, ya que sobrepasan a las de la última generación del Laguna: 4,897 metros de largo, 1,832 metro de ancho, 1,483 metro de alto, y distancia entre ejes de 2,762 metros. Estas dimensiones ofrecen comodidad a los ocupantes por el espacio interior que abunda, inclusive, en las plazas traseras. El baúl, en tanto, tiene una capacidad de 511 litros.

Respecto a las motorizaciones, la opción Dynamique equipa un 2.0 naftero de 16 válvulas y 143 CV de potencia. Este propulsor -el mismo que tracciona al Fluence- le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, alcanzar una velocidad máxima de 203 km/h y conlleva un consumo mixto de 8,1 litros cada 100 kilómetros recorridos. Asiste a este motor una transmisión manual de 6 velocidades; y no hay en esta versión una alternativa de caja automática, opcional que hubiese complementado bien a la oferta, ya que para acceder a este tipo de caja hay que desembolsar los u$s 10.000 extras que cuesta el modelo Privilège.

Esta versión, tope de gama, es impulsada por un 3.5 V6 de 240 CV con transmisión automática, que brinda las siguientes prestaciones: velocidad máxima de 234 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y un consumo mixto de 10,5 litros cada 100 kilómetros recorridos.

Ámbito Financiero tuvo la posibilidad de probar ambos modelos en la ciudad uruguaya. En los dos casos se percibe una excelente insonorización del motor. Además, si bien la potencia del V6, lógicamente, optimiza la respuesta del vehículo -a costa de un mayor consumo-, el propulsor 2.0 garantiza una buena performance, con lo que se vuelve una opción tentadora ante la diferencia de precios entre las dos versiones.

La gran ventaja competitiva del Latitude lo conforma su equipamiento, que está entre los más completos del mercado, tanto en seguridad como en confort.

En cuanto al primer ítem, incluye frenos ABS con Asistencia de Frenado de Urgencia (AFU) y distribución electrónica (EBD). También añade 6 airbag, control de tracción (ASR) y de estabilidad (ESP), y encendidos automáticos de luces y limpiaparabrisas. La versión Privilège agrega freno de mano automático, retrovisor fotocromático con sensor antiencandilamiento, detector de la presión de los neumáticos y faros bixenón direccionales.

Asimismo, para el confort, el modelo Dynamique incorpora asientos calefaccionados, regulador de velocidad, tarjeta llave manos libres, conexión Bluetooth, techo solar panorámico doble y sensor trasero de ayuda para estacionamiento. El Privilège suma asientos regulables electrónicamente con tres memorias de configuración, radares delanteros y traseros para estacionamiento, audio premium y alerón trasero.

Sin embargo, la variable más importante entre ambas versiones está en el navegador satelital integrado Carminat Tom Tom con cartografía regional que se acciona desde comandos ubicados al lado de la palanca de cambios y sólo equipa al modelo Privilège.

En el interior, el Latitude tiene todos los componentes que caracterizan a los productos de alta gama: metales satinados, madera y tapizados de cuero.

Llega con garantía de tres años o 100.000 kilómetros.

Dejá tu comentario