Remediosgate: Zanola, jefe de bancarios y de CGT, ahora preso

Edición Impresa

El secretario general de la Asociación Bancaria, Juan José Zanola, fue detenido ayer junto a otras seis personas, acusado de ser el supuesto líder de una asociación ilícita dedicada a la compra ilegal y adulteración de medicamentos.

También fueron arrestados la mujer del sindicalista, Paula Aballay (ex directora administrativa del Policlínico Bancario), la ex subdirectora del centro de salud Graciela Fionna; el dueño de las droguerías San Javier y Multipharma, Néstor Lorenzo, y sus socios, Sergio Blanco, Carlos Torres y María Victoria Berisso.

Los oficiales de la División Investigación Técnica del Delito de la Superintendencia de Investigaciones Federales, a cargo del comisario Néstor Roncaglia, hicieron madrugar a los imputados, ya que los numerosos operativos de detención y allanamientos de los domicilios comenzaron a las 5 de la mañana y ya habían finalizados para el mediodía.

Al único que no encontraron en su domicilio fue al ex subsecretario de Salud bonaerense Alberto Costa cuya detención también había ordenado el juez federal Norberto Oyarbide, a cargo de la causa de la llamada mafia de los medicamentos. Si bien se consideró al ex funcionario kirchnerista prófugo de la Justicia, sus defensores se presentaron ayer en el juzgado para interponer un pedido de exención de prisión, que el magistrado probablemente resolverá hoy.

Mientras tanto, Costa sigue con pedido de captura como supuesto partícipe de una de las dos asociaciones ilícitas que la pesquisa estableció -una encabezada por Zanola y la otra por Lorenzo-, pero no está precisado su rol en la red que se habría dedicado a vender de manera ilegal medicamentos oncológicos y contra el HIV adulterados a las obras sociales de varios sindicatos. En el juzgado detallaron, sin embargo, que la prueba que compromete más a Costa es la de las escuchas de sus comunicaciones telefónicas con Lorenzo.

Todos los detenidos permanecerán incomunicados en la Alcaldía de la Superintendencia de la Policía Federal hasta mañana, cuando sean trasladado hasta los tribunales de Comodoro Py para ser indagados por Oyarbide.

Los arrestos se dispararon luego de que el magistrado determinara cambiar la calificación de los delitos por los que se los acusa a Zanola y al resto de los detenidos. Según explicaron en el juzgado, los peritajes sobre los medicamentos y la documentación secuestrada en el Policlínico Bancario, numerosas droguerías y laboratorios, e incluso departamentos del Ministerio de Salud de la Nación (allanados el jueves pasado), aportaron elementos suficientes para establecer que los supuestos partícipes de esta red ilegal de venta y adulteración de remedios constituían dos asociaciones ilícitas.

Más allá de que esta imputación avance -es un delito muy difícil de probar- una de las causas principales por la que los jueces utilizan esta figura legal es que no es excarcelable y usan esa situación para motivar arrepentimientos y despertar la memoria de los detenidos.

La imputación, que en un comienzo se pensó para perseguir mafias y anarquistas es hoy una herramienta muy usada en casos de alto voltaje político, que popularizaron las numerosas pesquisas contra Carlos Menem. De hecho, el ex presidente llegó a estar preso, acusado de ser el supuesto jefe de una asociación ilícita que traficaba armas y en la que llegó a estar incluido prácticamente todo su gabinete.

Las próximas semanas definirán cuál es la suerte de Zanola en este caso. Su detención, de todas maneras marcó ayer un hecho prácticamente inédito en la Justicia argentina, acostumbrada a pasar por alto las investigaciones contra gremialistas, en especial si están alineados con el Gobierno de turno e integran la CGT, como en el caso del titular de La Bancaria.

Además de las detenciones, la Policía allanó cinco domicilios en Buenos Aires, dos en La Plata y uno en Haedo, al oeste del conurbano bonaerense, con resultados «positivos». Se secuestró documentación relativa «a los giros financieros» de operaciones de compraventa de medicamentos irregulares entre «droguerías, obras sociales y dependencias estatales».

Lorenzo había estado detenido un día en setiembre pasado, pero el juez le concedió la excarcelación, porque debía analizar las pruebas adquiridas en los más de 270 allanamientos realizados desde que comenzó el caso, en 2007. La semana pasada ya habían sido procesados con las mismas imputaciones el dueño y los directivos de Droguería del Plata. Todas las droguerías involucradas fueron aportantes de la campaña presidencial de Cristina de Kirchner y presentan fuertes conexiones con el triple crimen de General Rodríguez, supuestamente vinculado a su vez al tráfico de efedrina.

Por otro lado, los allanamientos y arrestos no se terminarían en los realizados ayer. La Policía efectuaría más operativos hoy y mañana por la madrugada.

Dejá tu comentario