Renuevan el Empire State

Edición Impresa

Los dueños del Empire State Building, uno de los edificios más famosos del mundo y el más alto de Nueva York, anunciaron ayer que invertirán más de u$s 550 millones para mejorar la estética y la tecnología del histórico rascacielos.

Las renovaciones, que ya se pusieron en marcha, servirán para que la torre de 443,5 metros de altura, inaugurada en 1931, luzca con mayor esplendor su estética art decó en algunas áreas, como el vestíbulo de ingreso.

«Se ha realizado la restauración y recreación del famoso vestíbulo art decó, que quedó oculto por la modernización que sufrió el edificio en los años sesenta», explicaron los responsables del Empire State. Además, aseguraron que las reformas se producen tras dos años de estudios elaborados por arquitectos, historiadores y artistas.

Cuando se construyó el edificio, el vestíbulo contaba con un mural realizado en aluminio batido con vidriado de oro, que rendía tributo a la llamada «Edad de la máquina» con una representación de un cielo con soles resplandecientes y estrellas que asemejaban engranajes y ruedas.

Pero hace cuarenta años, en un intento por modernizar la arquitectura del edificio, se instaló un techo rebajado con paneles de acrílico y luces fluorescentes que dañó la obra de arte original. También se instalaron dos nuevas arañas de cristal art decó

que formaban parte de los planos originales del vestíbulo, pero que jamás se llegaron a fabricar.

Restauración

Catalogado como monumento histórico nacional desde 1986, el rascacielos por el que en la gran pantalla escaló King Kong experimentará, a su vez, la restauración de sus adornos art decó en los miradores de los pisos 86 y 102.

«Lo que estamos realizando es una transformación que supera las expectativas de los inquilinos comerciales y los agentes inmobiliarios de Nueva York, así como de los millones de personas que visitan nuestros miradores todos los años», dijo Anthony Malkin, de la compañía W&H, propietaria del edificio.

Malkin, miembro de la

tercera generación de su familia que trabaja con el Empire State, aseguró que «el resultado más visible de la transformación realizada a este ícono internacional es la creación de experiencias incomparables para sus visitantes».

Además de las restauraciones estéticas, se reformará el sistema de ventilación, aire acondicionado y calefacción del rascacielos, y se llevarán a cabo mejoras tecnológicas que, según Malkin, «lo convertirán en un edificio del siglo XXI». El Empire State Building retomó el título del más alto de Nueva York el 11 de setiembre de 2001, cuando un atentado terrorista derribó a sus sucesoras en ese honor, las dos torres del World Trade Center. El edificio nació en plena crisis del 30; de manera sumultánea se estaba levantando el edificio Chrysler, y ambos guardaron en el más absoluto secreto su altura definitiva. La carrera la ganó el edificio de la calle 34 cuando se instaló la antena, con lo que superó la del Chrysler.

Dejá tu comentario