Rubio, un ensayo republicano para un tono más cortés

Edición Impresa

Miami - Tiene sed y no lo oculta. El trago de agua que el senador Marco Rubio dio durante su réplica al presidente Barack Obama en el discurso del estado de la Unión causó furor en Twitter, pero no ocultó que el Partido Republicano tiene una nueva cara para articular un discurso conocido.

Rubio ahondó en las viejas ideas republicanas de menos Estado y menos impuestos, pero apeló a la clase media alejando al partido de la imagen que lo vincula con los ricos. "Señor presidente, no me opongo a sus planes porque quiero proteger a los ricos. Me opongo a sus planes, porque quiero proteger a mis vecinos, que no son millonarios, sino trabajadores, jubilados e inmigrantes", dijo Rubio, que destacó su propia figura para ilustrar las ideas. Habló de sus padres inmigrantes cubanos, de su origen de clase media y contó que acaba de terminar de pagar el crédito que pidió para costear sus estudios.

El Partido Republicano desea renovarse. Para volver a la Casa Blanca necesita ganar votos entre la población latina y los jóvenes, y para ello Rubio parece el mejor mensajero porque precisamente es latino y joven (41 años). Rubio ofreció también su discurso en español, un guiño hacia la minoría más mayoritaria, cuyo voto quiere ganar su agrupación ya que fue básico para la reelección de Obama en noviembre del año pasado. "Mis padres emigraron para buscar aquí la oportunidad de mejorar su vida y dar a sus hijos una vida mejor", dijo Rubio.

La personalización transmitió cercanía, pero también sirvió para empezar a "vender" su historia a todo el país en caso de que se presente a las primarias republicanas para pelear por la presidencia en 2016. ¿El primer latino en la Casa Blanca? En los necesitados oídos republicanos suena bien. Para ello deberá ganarse también el favor del ultraconservador Tea Party, que dio su propia respuesta a Obama a través del senador y el precandidato a presidente Rand Paul.

Consciente de ello, Rubio hizo guiños a la derecha de su partido. La foto de su esposa y sus cuatro hijos y las referencias a Dios contentaron a los más conservadores, así como su defensa de la segunda enmienda de la Constitución, la que defiende el derecho a tener armas. Además, también fue duro con Obama

"Nueva cara, mismos principios", tituló The Washington Post sobre la respuesta de Rubio.

En Twitter, más dado a la anécdota, se habló más de la pausa para dar un trago de agua que hizo el republicano en medio de su discurso de diez minutos desde su despacho en Washington. Poco después, Rubio publicó en su cuenta de Twitter una foto de la pequeña botella de agua. ¿Boca seca o anécdota preparada para llamar hoy más la atención? Con sorbo o sin él, el discurso del martes ayudó al senador a construir su imagen de potencial presidente que ha ido perfilando con su actividad legislativa y en las redes sociales. La pasada semana, la revista Time lo llevó a su portada y lo consideró el "salvador" del Partido Republicano. El martes se presentó al país en inglés y en español, y se mostró sediento.

Agencia DPA

Dejá tu comentario