5 de septiembre 2018 - 11:44

Saqueos: Nación en alerta por “hechos aislados y organizados”

El ministerio de Patricia Bullrich refuerza operativos locales con fuerzas federales a pedido de autoridades provinciales o municipales.

Tensión y seguimiento. El supermercado Impulso, en la chaqueña Sáenz Peña, fue escenario de un intento de saqueo que terminó en tragedia. Vidal, ayer en Villa Porá, de Lanús, y con agenda anclada en la contención social.
Tensión y seguimiento. El supermercado Impulso, en la chaqueña Sáenz Peña, fue escenario de un intento de saqueo que terminó en tragedia. Vidal, ayer en Villa Porá, de Lanús, y con agenda anclada en la contención social.
El Gobierno de Mauricio Macri se mantiene "atento" frente a los intentos de saqueo desatados en los últimos días en distintos puntos del país, a los que tildó de "hechos delictivos aislados" y que "fueron organizados". El episodio más grave se vivió en la noche del lunes en Chaco, con la muerte de un adolescente de 13 años -baleado- en medio de los disturbios.

Esa posición de la Casa Rosada tuvo como vocero al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien remarcó que su par de Seguridad, Patricia Bullrich, está "atenta para brindar ayuda a las fuerzas policiales locales en caso de que lo requieran". Una asistencia que ya arrancó ayer, por caso, en tierra chaqueña, donde gendarmes comenzaron a recorrer Sáenz Peña y a custodiar supermercados.

"Bullrich está en permanente contacto con todos los ministros de seguridad provinciales para lograr manejar las fuerzas de seguridad con la mayor eficiencia posible", dijo Frigerio, quien mantuvo contactos telefónicos con los gobernadores de los distritos involucrados.

"Han sido organizados, y han sido hechos delictivos que han podido evitarse sin males mayores", afirmó Frigerio, con la salvedad del trágico episodio chaqueño. "Más que preocuparnos, nos ocupamos", dijo.

La reacción oficial se da en medio de la preocupación entre los Ejecutivos por el impacto en los sectores vulnerables de la escalada de la inflación y de los ajustes post FMI, tras la tensión cambiaria. En esa línea, ayer Macri; María Eugenia Vidal (quien por la mañana recorrió el barrio Villa Porá, en Lanús); la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y su par provincial, Santiago López Medrano, se reunieron en Balcarce 50 con pastores evangélicos del Conurbano para compartir el diagnóstico de situación y el seguimiento de acciones sociales, y para coordinar el refuerzo y la asistencia alimentaria. El viernes, Vidal y Stanley mantuvieron un encuentro con referentes de Cáritas del Conurbano, y harán lo propio con los obispos bonaerenses (tras su retorno de Italia) y con organizaciones sociales.

En paralelo, ayer la Secretaría de Articulación de Política Social -de la cartera de Stanley, y que conduce Carlos Pedrini- recibió a los ministros de Desarrollo Social de las provincias, a quienes les confirmó la decisión del Gobierno de aumentar las asignaciones por hijo y les transmitió el compromiso de acompañarlos ante las dificultades que vayan surgiendo.



Refuerzo

Frente al temor de que los intentos de saqueos se generalicen, gobernadores e intendentes de distintos puntos del país reforzaron operativos de seguridad en supermercados.

Por caso, en La Plata, el intendente Julio Garro (Cambiemos) ordenó potenciar la presencia de policías municipales y de funcionarios del área social en barrios vulnerables .

Además de Chaco, en los últimos días se registraron asedios a supermercados y comercios -o convocatorias a hacerlo- en Chubut (en Comodoro Rivadavia), Mendoza (en Tupungato, Guaymallén, Godoy Cruz y San Rafael) y Jujuy, además del Conurbano bonaerense y de la Ciudad de Buenos Aires (en el barrio de Lugano).

Fueron episodios aislados, y tildados en general como "hechos delictivos" por las autoridades locales.

Varios distritos de Cambiemos resultaron blanco de estos hechos, como el chaqueño Presidencia Roque Saénz Peña, y los bonaerenses Olavarría (en el barrio Alberdi) y Tres de Febrero (en Villa Pineral).

La sospecha de que se tratan de actos fogoneados para agitar la conflictividad con intencionalidad política de desestabilización se replicó en varios de los casos, lo mismo que la modalidad de convocar a asediar supermercados a través de cadenas en redes sociales y WhatsApp.

Por eso, por caso, desde la cartera de Seguridad bonaerense que comanda Cristian Ritondo hacen foco en el seguimiento de redes, que ven como potencial foco de incitación al delito.

"Está en plena investigación; tengo la hipótesis de que hay una mano negra y fue algo orquestado para molestar", dijo desde Olavarría el intendente Ezequiel Galli.

En el caso de Chaco, un adolescente de 13 años -Ismael Ramírez- murió en la noche del lunes al ser baleado en el intercostal derecho durante un intento de saqueo en el supermercado Impulso, del barrio 713 Viviendas, en Sáenz Peña.

Tras los incidentes, que se extendieron entre las 20.30 y la madrugada, 19 personas fueron detenidas y se secuestraron un arma blanca, un revólver calibre 22, cinco tumberas y una pala ancha.

Según trascendió, el menor habría quedado en medio de disparos entre saqueadores y vecinos, cuando cruzaba la calle. Luego llegaron los efectivos, que dispararon balas de goma y gases para frenar el avance de unas 200 personas, que provocaron graves daños en otros comercios, en patrulleros y en autos particulares. A pedido de la Policía de Chaco, fuerzas federales comenzaron ayer a recorrer la ciudad.

"Ordené una profunda investigación, cooperando con la Justicia para determinar la autoría del hecho", dijo el justicialista Domingo Peppo. Horas después, el fiscal Marcelo Soto confirmó que la bala corresponde a un arma de uso civil (hablaron de escopeta o tumbera), por lo que desde el Gobierno descartaron que haya provenido de la Policía. Tras el violento y trágico hecho, el intendente Gerardo Cipolini aseguró que "ésto no lo motivó el hambre". "Es la mano siniestra de algunos que se resisten a terminar presos", disparó.

Dejá tu comentario