20 de abril 2017 - 00:00

Se estira incógnita sobre juez electoral tras otro revés judicial

El magistrado platense concedió la apelación pedida por el Estado, pero lo hizo con efecto “devolutivo”, lo que mantiene el freno a la designación que intentó el Consejo de la Magistratura en un puesto clave.

Consejo. En nombre del Estado, pidió que la medida cautelar quede suspendida mientras se tramita la apelación. Fracasó en el intento.
Consejo. En nombre del Estado, pidió que la medida cautelar quede suspendida mientras se tramita la apelación. Fracasó en el intento.
La Justicia federal de La Plata volvió a enviar una mala señal al Gobierno con respecto a la cobertura del juzgado electoral clave en la provincia de Buenos Aires. El juez Alberto Recondo, pese a la apelación del oficialismo, ratificó la medida cautelar contra el nombramiento del magistrado de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, en ese estratégico sitial que implica el control de las elecciones en el distrito que concentra el 37% del padrón. Desde la Justicia platense echaron por tierra los argumentos oficiales para dar de baja la medida que congelaba la decisión de la mayoría del Consejo de la Magistratura y se apoyó en la decisión de la propia Cámara Nacional Electoral -órgano máximo de contralor en los comicios- que designó "hasta que se resuelva la situación" a Adolfo Ziulu en la secretaría electoral más relevante del país.

El laberinto en el que entró la situación de Culotta se cruza con la crisis en la que quedó sumida la faceta electoral del Juzgado Federal N° 1 de La Plata, luego del portazo de la jueza María Servini de Cubría a la subrogancia que el propio Consejo le había otorgado. Entre elección y elección, el distrito más populoso requiere que una importante cantidad de datos sean actualizados por la Justicia electoral para garantizar la fidelidad del padrón y acotar el margen de irregularidades que puede tener el proceso, además de controlar la legalidad del resultado. Todo esto está en juego y la banca del juzgado a cargo fue también disputada en su momento por el kirchnerismo que logró designar al secretario Laureano Durán como sustituto en ese cargo.

Sin embargo, Recondo ayer consolidó el revés para el Gobierno que comenzó 24 horas después de que Culotta fuese nombrado por el Consejo, y a través de un pedido de una agrupación de abogados de La Plata -Ajus-, dictó una medida que congeló esa designación. Luego confirmó una cautelar con vigencia a 3 meses y ahora, pese a que concedió la apelación pedida por el Estado, lo hizo en carácter "devolutivo", lo que implica que su decisión se sostenga mientras tramita la objeción ante la Cámara. "Resuelvo rechazar el pedido de levantamiento de la medida cautelar, así como el recurso de reposición interpuesto por la demandada", sentenció el juez para sepultar la intención del Consejo de abrir una ventana para que Culotta pueda hacer pie en La Plata.

"Lo cierto es que la gravedad institucional de las circunstancias motivo de autos, y los alcances de la resolución impugnada, sumados a que el mantenimiento del orden institucional no admite dilaciones puede concluirse que la concesión del recurso de apelación debe serlo con efecto devolutivo", consideró Recondo, al mostrar, una vez más, la resistencia de un sector del Poder Judicial al empecinamiento oficial en avanzar con Culotta, pese a los reparos expresados no sólo por la oposición K en el Consejo, sino por jueces de distintas Cámaras.

La Electoral hizo su jugada aprovechando la ventana de la cautelar y colocando a Ziulu. Pero antes, la Cámara Federal de La Plata -que ahora deberá revisar la apelación del Estado- había deslizado que dos de sus integrantes, Olga Calitri y César Álvarez, estaban en condiciones de ocupar la estratégica vacante. La Cámara Federal de San Martín ya había hecho lo suyo advirtiendo que la eventual partida de Culotta podría implicar que se resienta la actividad del juzgado de Tres de Febrero. Ahora Recondo jugará la ficha final porque debe definir (como cuestión de fondo) si el nombramiento de Culotta es o no constitucional.

Dejá tu comentario