20 de octubre 2009 - 00:15

Se frena la fuga de dólares (primera vez en 18 meses)

• Octubre deja saldo positivo.
• Primeros síntomas de reacción del crédito

Martín Redrado
Martín Redrado
Octubre de 2009 va rumbo a marcar un verdadero hito: por primera vez desde febrero de 2008 la Argentina no sufrirá fuga de capitales e incluso podría mostrar un leve ingreso. Al menos así lo indican las cifras que manejan el Banco Central y el Ministerio de Economía al viernes 16, es decir habiéndose cumplido más de la mitad del mes.

Esta situación se refleja en distintos indicadores, en particular la fuerte compra de dólares que está llevando adelante la entidad que preside Martín Redrado. Según datos extraoficiales, con las muy fuertes compras de las últimas jornadas, el total adquirido por el Central en lo que va de octubre ya araña nada menos que los u$s 1.000 millones. De esta forma, la institución consiguió recuperar con creces lo que había perdido durante el primer semestre de 2009, marcado por la desconfianza ante la cercanía de las elecciones legislativas y pronósticos (no cumplidos) sobre un inminente default y los temores a una fuerte devaluación del peso.

Además de las compras de divisas del Central, otros datos también muestran la mejora del clima financiero: el dólar está virtualmente «planchado» y cae en los contratos a futuro, las tasas de interés están mostrando una leve tendencia bajista y, tal vez lo más significativo, el crédito está comenzando a reaccionar. Desde la segunda quincena de setiembre hasta mediados de octubre, el crecimiento ya orillaría los $ 1.000 millones y se registra tanto en las líneas de corto plazo comerciales (en especial descuento de documentos) como para individuos (con un significativo aumento de los créditos personales).

La fuga de capitales sumó alrededor de 40.000 millones de dólares en los últimos dos años. El pico máximo en lo que va de 2009 se había registrado en junio, con u$s 2.700 millones, pero a partir de allí comenzó un descenso que se fue haciendo cada vez más marcado. En agosto la salida ya estaba en los 500 millones y en setiembre se había reducido a 300 millones de dólares. Está por verse si lo que se está viviendo en octubre será una nueva edición del ya conocido «veranito financiero» o es una tendencia en condiciones de mantenerse en el tiempo. El último período que la Argentina no había tenido salida de capitales fue entre diciembre de 2007 y febrero de 2008, es decir, los tres primeros meses de la llegada de Cristina de Kirchner al poder.

Los inversores ahora apuestan a un pronto lanzamiento de la oferta para reestructurar la deuda en default con los bonistas y ahora se ve algo más lejana la posibilidad de un acercamiento con el FMI.

Dejá tu comentario