Se rinde Berlusconi:le aprueban el ajuste y abandona el Gobierno

Edición Impresa

Roma - Lo que no hicieron los escándalos sexuales y de corrupción, lo hizo la crisis económica que tiene a Italia en el ojo de la tormenta. Silvio Berlusconi anunció ayer que está dispuesto a renunciar una vez que se haya aprobado la ley de reformas prometidas a la Unión Europea (UE), una decisión forzada por la pérdida de su mayoría parlamentaria en una votación.

«El Gobierno ya no cuenta con la mayoría que creíamos tener», reconoció Berlusconi anoche en la televisión italiana.

Antes, una votación rutinaria para ratificar las cuentas públicas de 2010 dejó a Il Cavaliere sin mayoría parlamentaria.

El partido de Berlusconi, Pueblo de la Libertad, recibió 308 votos a favor, de los 630 de la Cámara. Consiguió así la aprobación de las cuentas pero perdió la mayoría absoluta de 316 votos. Otros 321 diputados optaron por la abstención, entre ellos los pertenecientes al centroizquierda y también algunos miembros de la coalición de centroderecha del jefe de Gobierno.

Ello, en términos de la política italiana, es sinónimo casi de la caída del Gobierno.

Tras una reunión con el presidente, Giorgio Napolitano, la oficina del premier comunicó que Berlusconi está dispuesto a dimitir después de que la ley de estabilidad con las reformas prometidas a la Unión Europea haya sido aprobada. «Una vez que esa tarea esté finalizada, el primer ministro entregará su cargo al jefe de Estado», señaló el texto.

Tras la votación parlamentaria sobre las medidas de la ley de estabilidad habrá consultas con los partidos para formar Gobierno. Podría nombrarse a otro hombre de perfil más técnico y afín a Berlusconi, y no se descarta adelantar las elecciones previstas para 2013.

Berlusconi dejó claro su parecer sobre las reformas pendientes: «Tenemos que preocuparnos de lo que sucede en los mercados financieros, que no creen que Italia sea capaz de aprobar las medidas que la UE nos ha pedido. Tenemos que demostrar a los mercados que vamos en serio. La cosa más importante es el bien del país».

No se sabe aún exactamente cuándo tendrá lugar la votación sobre la ley de reformas. Se estima que inicialmente el Senado podría analizar entre el 15 y el 18 de este mes y luego debería pasar a Diputados. Un día antes de que comenzara la cumbre del G-20 de Cannes (Francia), el gabinete aprobó «in extremis», el pasado 2 de noviembre, una llamada «maxienmienda» a los presupuestos de 2012, en la que se incluyeron las primeras de las reformas exigidas por Bruselas, cuyo contenido exacto aún se desconoce.

En los últimos días habían aumentado considerablemente las voces que pedían la dimisión de Berlusconi, incluso de aliados históricos, como la ultraderechista Liga Norte. La presión se disparó ayer tras la votación en el Parlamento. «Pedí al primer ministro con todas mis fuerzas que reconozca finalmente la situación y actúe en consecuencia, dimitiendo», reclamó el líder del opositor Partido Demócrata, Pier Luigi Bersani.

Inmediatamente después de la votación, Berlusconi se reunió de urgencia con el líder de la Liga Norte y ministro de Reformas, Umberto Bossi; con su ministro de Economía, Giulio Tremonti, y con el de Interior, Roberto Maroni.

A primera hora del día, Berlusconi se había reunido también con varios disidentes de su partido, que le pidieron que dejara el cargo y dejara vía libre a un Gobierno con capacidad para abordar los problemas económicos de Italia.

En los tres años y medio de su cuarto gabinete de Gobierno, Berlusconi había planteado más de 50 veces la moción de confianza en el Parlamento, con éxito. Tras el fracaso de su informe de cuentas en octubre, Il Cavaliere planteó una vez más la cuestión de confianza en el Legislativo, que consiguió con el mínimo necesario de 316 votos. En 2008 empezó la legislatura con 344 parlamentarios.

La prima de riesgo de la deuda italiana escaló en los últimos días hasta límites cercanos a los que propiciaron el rescate de Grecia y Portugal en los últimos meses. El martes se pagaban un 6,74 por ciento de intereses por los bonos estatales italianos.

Agencias DPA, AFP y ANSA; y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario