Se trabó en el Parlamento ley contra tenencia extranjera de campos

Edición Impresa

El proyecto de ley que limita la posesión de tierras por los extranjeros enviado al Congreso por Cristina de Kirchner ya encontró trabas en la primera jornada de debate en el Parlamento. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, no pudo exponer los detalles de la iniciativa ante las tres comisiones convocadas; sólo una tuvo quórum. A pesar del acuerdo expresado en todo el arco político cuando se anunció el envío del proyecto por cadena nacional, la oposición se resiste a que el Gobierno marque la agenda del campo.

La Comisión de Legislación General debatió con quórum en el anexo de la Cámara de Diputados y escuchó los argumentos del ministro de Agricultura y su equipo, incluido el constitucionalista, Eduardo Barcesat, colaborador en la redacción del proyecto. Sin embargo, la sesión plenaria pautada no fue posible por la ausencia de los presidentes de las comisiones de Agricultura y Ganadería, y Asuntos Constitucionales, Juan Casañas y Graciela Camaño, respectivamente, quienes tampoco convocaron a los integrantes de esos cuerpos. La ausencia fue fundamentada porque no se había girado el proyecto oficial a esas comisiones, aunque Vilma Ibarra, titular de Legislación General, aclaró que ese giro existe.

En la exposición, que incluyó presentaciones con cuadros y gráficos en una pantalla, Domínguez propuso considerar la tierra «no como una inversión, sino como un recurso estratégico no renovable» y marcó la necesidad de dar celeridad en el Congreso al tratamiento del proyecto.

En esa línea, Domínguez centró sus explicaciones en el aumento de la población mundial (que según proyecciones en 40 años será un 50% mayor), en el crecimiento de la demanda de alimentos y en el interés mundial en América Latina por sus recursos hídricos y su tierra no degradada. «Quien maneje el dominio de la tierra para los próximos años manejará el dominio de los principales recursos y el escenario del desarrollo del mundo», afirmó.

Por su parte, Barcesat juzgó que hay una «urgencia dramática» en la sanción del proyecto porque apunta a «asegurar el correcto acceso a los alimentos» de la población.

Debido a que el proyecto también responde a un histórico reclamo de la Federación Agraria, al primer día de debate asistió el dirigente de esa entidad, Pedro Peretti, quien se mostró satisfecho con el inicio de la discusión y solicitó el apoyo de los demás ruralistas en la discusión. El presidente federado, Eduardo Buzzi, no participó, tal vez para no generar más rispideces con sus colegas de la Mesa de Enlace, pero sí emitió un comunicado de prensa, mostrando satisfacción por el inicio del debate parlamentario.

En su exposición, Domínguez señaló que hay ejemplos concretos sobre el problema de la posesión de tierras en manos extranjeras, y se refirió a la iniciativa de empresarios chinos para comprar 300.000 para producir bajo riego en la provincia de Río Negro: «Hay un Estado soberano que quiere comprar 300.000 hectáreas en una provincia. Entonces es muy difícil discutir con un Estado al interior de otro Estado soberano».

La iniciativa limita a un 20% la sumatoria de propiedades extranjeras sobre el total de tierras rurales disponibles y a un máximo de 1.000 hectáreas por persona física o jurídica.

Dejá tu comentario