8 de abril 2013 - 03:01

Se vuelven a fugar dólares de bancos

Pequeños ahorristas, espantados por el salto del "blue"

Se vuelven a fugar dólares de bancos
El "blue" por encima de los $ 8 tuvo un efecto psicológico demasiado fuerte para pequeños ahorristas que todavía se animaban a dejar sus dólares en el banco. Los saltos que dio la divisa a mediados de marzo en el mercado informal, en un escenario de rumores sobre posibles medidas cambiarias, los apuró a retirar repentinamente las divisas de sus cajas de ahorro y plazos fijos.

Atrás quedó el comportamiento que se había visto en el comienzo de 2013, cuando el fuerte drenaje del stock en dólares estuvo explicado por la caída de los ahorros que pertenecían a los organismos públicos -ávidos de divisas en este contexto- o de aquellas empresas que habían decidido recomponer transitoriamente sus plazos fijos en diciembre para quedar exentas del Impuesto a los Bienes Personales. A partir del 19 de marzo, y precisamente en los días en que el "blue" se disparó por encima de los $ 8, quienes decidieron salvar sus ahorros fueron los depositantes más chicos: la caída de los depósitos en moneda extranjera del sector privado se mantiene, desde entonces, en un rango de entre los u$s 15 millones y los u$s 30 millones diarios. La evolución es menos representativa y más estable, en cambio, en los que pertenecen al sector público (un promedio de u$s 6 millones por día).

En las mesas de dinero de los bancos consideran que en esto también influyen las malas noticias que llegaron para la Argentina desde Nueva York, y que atemorizaron a la gente con la posibilidad de que el país se viera obligado en poco tiempo a caer en un default técnico ante sus acreedores internacionales. Con todo, coinciden en que la evolución del "blue" da una buena explicación de los sobresaltos: el día en que el dólar informal se disparó casi 20 centavos, a $ 8,27, el retiro de dólares tocó un máximo de u$s 100 millones según las cifras del Banco Central (ver infografía); y, desde entonces, con el "blue" firme y cercano a los $ 8,40, se mantuvo en un promedio de u$s 20 millones. La tendencia se prolonga hasta hoy, según pudo consignar Ámbito Financiero, y es lo que explica en buena parte que el Central no pueda incrementar sus reservas a pesar de las compras de divisas que realiza diariamente.

Sin embargo, los bancos no tienen hoy grandes problemas con los plazos fijos en pesos. Sin haber subido todavía las tasas de interés que pagan a sus depositantes, las entidades lograron renovar en marzo las colocaciones e incrementarlas en un 4% (el mismo mes del año pasado lo habían hecho en un 5%). La razón: la liquidez todavía se expande a un ritmo cercano al 40% anual. Es la imagen fiel de esta economía que quedó transformada a partir del cepo cambiario, en la que sobran los pesos y escasean (o se extinguen) los dólares.

Dejá tu comentario