Semillas: 61% cumplió con la declaración jurada

Edición Impresa

 De los 700 mayores empresarios agrícolas argentinos, 349 no presentaron ante el Inase (Instituto Nacional de Semillas) la Declaración Jurada sobre el origen de la semilla de soja utilizada en la campaña 2015/16 exigida por la resolución 187/15. "Esos empresarios ya recibieron una carta de citación del Inase por esa superficie 1,50 millón de hectáreas no declaradas", indicó Guillermo Bernaudo, jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, durante un panel realizado en la jornada "A Todo Trigo" que se llevó a cabo en la ciudad de Mar del Plata, según publicó el portal especializado Valor Soja.

"Esa obligación implica que deberán presentarse ante el Inase y, en caso de no poder justificar el origen de la semilla de soja de uso propio (sembrada en 2015), además de recibir una sanción monetaria, no podrán sembrar semilla de uso propio este año", alertó. Señaló que, del universo total de alrededor de 14.000 productores que se estimaba que debían presentar la Declaración Jurada, un 61% cumplió con esa obligación.

"También vamos a trabajar sobre 22 comercios que, según los datos analizados, vendieron variedades de soja inexistentes; son muy curiosos los nombres de las variedades que figuran en algunas facturas (comerciales)", explicó el funcionario. "La reducción que es necesaria hacer en los presupuestos del INTA y Senasa es muy importante, pero no vamos a reducir el presupuesto del Inase", añadió.

Proyecto

Bernaudo además aseguró que en algún momento de mayo o comienzos de junio enviarán al Congreso un proyecto de ley de semillas que previamente será debatido en la Comisión Nacional de Semillas (Conase). "Esperamos llegar a la siembra de soja de este año con la nueva ley sancionada", indicó.

Por su parte, Monsanto difundió el sábado un comunicado en el que informó que seguirá con el control en puertos de la soja para buscar identificar si se utilizó la semilla RR2. Según dijo, avanzó en las conversaciones con el Gobierno, con el que acordó que "los contratos privados serán reconocidos y respetados; la Propiedad Intelectual será respetada en todo y cada uso de la tecnología patentada; la toma de muestras y detección de la tecnología en el punto de entrega del grano continuará; y se mantendrá operativo el Sistema de Verificación y Reconocimiento de las tecnologías en soja".

Dejá tu comentario