Senado con 72 horas de tensión por aborto, allanamientos K y recupero de bienes de corrupción

Edición Impresa

La legisladora del FpV Silvina García Larraburu cambió de postura y la interrupción del embarazo hasta la semana 14 suma ahora 37 rechazos. Guiño del PJ por investigaciones en moradas de la expresidente, pero no en su despacho. Dudas y silencio de oficialismo y antimacrismo por proyecto de extinción de dominio.

El Congreso tendrá 72 horas repletas de tensión y con foco especial en el Senado, que pasado mañana definirá en una extensa sesión el hoy complicado proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) hasta la semana 14. En el medio aparecen otras discusiones delicadas para oficialismo y oposición que serán discutidas en comisiones, como los allanamientos pedidos contra Cristina de Kirchner y una decisión sobre el dictamen de los cambios a la ley de extinción de dominio, para recuperar los bienes de la corrupción. Veamos:

La discusión sobre la ley de IVE comenzó a complicarse de manera seria el jueves pasado, con la confirmación del voto en contra del peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta). Ayer, dicho panorama se agravó con el cambio de postura de la rionegrina Silvina García Larraburu, del Frente para la Victoria.

El rechazo de García Larraburu dinamitó la operación del cristichavismo de mostrarse como el único bloque que votaría unido la ley de IVE. En ese grupo se mantiene por ahora la expresidente Cristina de Kirchner, quien durante ocho años de mandato evitó con vehemencia una discusión del tema.

La decisión de García Larraburu -ayer fue escrachada en su casa de Río Negro- es un mazazo para quienes defienden el proyecto, que buscarán el miércoles empujar modificaciones -por caso, pasar de 14 a 12 semanas con respecto a la legalización- y mantener la supervivencia de la iniciativa, que en ese caso volvería en segunda revisión a Diputados.

Con 37 votos consolidados, la oposición ya cuenta con mayoría propia para dar quórum y votar en contra del proyecto. Es decir, el sector del "sí" deberá convencer a legisladores de ese sector de ausentarse o abstenerse. Algunos integrantes de ese espacio señalaron días atrás a este diario la posibilidad de ir por un "par mágico" de senadores. No obstante, ahora necesitarán más que eso para lograr la victoria e incluso para evitar, en caso de empate, la intervención de Gabriela Michetti, acérrima antiabortista.

Un día antes, la actividad en comisiones tendrá dos discusiones fuertes a resolver. Una es la de la ley de extinción de dominio, donde oficialismo y oposición buscarán en las próximas horas llegar a un acuerdo para ir con un dictamen consensuado y descartar mayores disgustos sobre una cuestión que debió haberse definido en 2016.

A fines de mes pasado, durante el plenario de las comisiones de Justicia y Asuntos Penales; y de Seguridad Interior que comandan los peronistas Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, respectivamente, el oficialismo que lideró Federico Pinedo (PRO) y el justicialismo encabezado por Miguel Pichetto y Rodolfo Urtubey pujaron por dos textos distintos. El de Cambiemos intenta aplicar la de extinción de dominio dentro de la Justicia civil, mientras que el PJ plantea ese mecanismo pero dentro del proceso penal por el delito que se esté juzgando -según sea el caso- y con sentencia en primera instancia.

Otra diferencia apunta a quién ejecutará esas acciones. Para Cambiemos, lo debe hacer el Ministerio Público Fiscal y para el PJ, el procurador general del Tesoro. El kirchnerismo, que presentó una iniciativa propia a minutos de iniciarse la discusión en las comisiones, se acopló al oficialismo en este punto y al justicialismo en cuanto a realizar la acción civil de decomiso de bienes dentro de la Justicia penal.

Desde el PROy el PJ reconocieron contactos y reuniones la semana paasda entre Urtubey, Guastavino y Pinedo, aunque ninguno quiso anticipar avances sobre un despacho consensuado. Mañana se reúnen las dos comisiones en plenario.

También será un día agitado para la comisión de Asuntos Constitucionales que preside el peronista Dalmacio Mera (Catamarca),que analizará los pedidos de allanamientos sobre moradas de Cristina de Kirchner, en el marco de la causa que investiga presuntos cobros de coimas durante sus ocho años de gobierno y los cuatro de su exmarido, Néstor Kirchner. Quien envió las solicitudes fue el juez Claudio Bonadio, que también incluye el despacho de la senadora filochavista.

El PJ, que en cuestión de desafueros reiteró la teoría de aplicar esa opción "sólo con sentencia firme", como en el expediente de Carlos Menem con causa Armas, se mostró inicialmente de acuerdo con avanzar. Simple: en Diputados, lo mismo ocurrió en 2016 durante el pedido de allanamiento del entonces legislador Julio De Vido, hoy preso.

Desde la presidencia del Senado, Gabriela Michetti operó desde el viernes pasado un supuesto pedido de sesión especial para votar este asunto, cuando en realidad quienes tienen que activarlo son los propios legisladores.

Primero, el peronismo intentará avanzar en la comisión de Mera y después se analizará la viabilidad de una sesión, ya que un supuesto dictamen necesitará esta semana dos tercios de los votos para ser habilitado en el recinto. Lo que sí está claro es que la opción de revisar el despacho de Cristina de Kirchner no estará incluida, ya que algunos legisladores consideran que su llegada al Senado no tiene nada que ver con la causa que se está investigando y que, además, roza la cuestión de sus fueros. No correrá la misma suerte para el caso de sus domicilios.

Diputados sin votos

Tras el error garrafal del propio oficialismo de generar una fuerte trifulca interna por el recorte en asignaciones familiares, la oposición aprovechó y craneó durante la semana pasada una sesión especial para mañana y que incluye un combo de iniciativas a discutir, como el nuevo rol las Fuerzas Armadas.

Diputados del massismo, kirchnerismo y peronismo dudaron si incluir o no la cuestión de asignaciones familiares, una vez conocido el stand by por 30 días que gatilló el Gobierno el jueves pasado para quitar tensión al debate y debilitar a la oposición.

Los legisladores antimacristas mantuvieron la sesión e incluso agregaron otras iniciativas para recrear el mismo ambiente que se generó durante el debate sobre tarifas.

Si consiguen la presencia de todos sus integrantes para mañana y suman a la izquierda y progresistas silvestres, lograrán quórum y dar inicio a la sesión. Queda por ahora la cuestión más importante y que durante la semana pasada nadie recordó, más allá del empuje antimacrista: al no contar con dictamen, las iniciativas tendrán que ser habilitadas con dos tercios de los presentes en el recinto. De esta manera, Cambiemos tendrá en su poder la decisión de desactivar, al menos por ahora, la aprobación en esa cámara de todo el temario.

Dejá tu comentario