23 de septiembre 2009 - 00:00

Senado convierte hoy en ley reforma fiscal

Eduardo Buzzi se puso al frente de la movilización que llegó, con escasa participación, hasta la Gobernación y a la Legislatura.
Eduardo Buzzi se puso al frente de la movilización que llegó, con escasa participación, hasta la Gobernación y a la Legislatura.
Buenos Aires - Pese a los cuestionamientos disparados desde el agro, sectores empresariales y la oposición -con movilizaciones y amenaza de nuevos paros-, el Senado bonaerense convertirá hoy en ley la reforma fiscal impulsada por Daniel Scioli, que incluye alzas impositivas y la creación de nuevos tributos y que apunta a recaudar más de $ 1.700 millones extra por año.

Las protestas tomaron la forma ayer de una concentración en La Plata de productores -de menos de 200 personas y tildada de «fracaso» desde el Gobierno-, mientras que se sucedieron las reuniones de funcionarios y legisladores con dirigentes ruralistas, representantes del sector portuario e intendentes.

La jornada -un hervidero- se completó con una conferencia que encabezó Scioli, y en la cual sus principales ministros defendieron la Ley Impositiva 2010, que tiene media sanción en Diputados y que incluye medidas para ser aplicadas este año.

Por de pronto, el Gobierno decidió aliviar -tras la sanción de la reforma- el nuevo tributo sobre la carga y descarga de mercadería en los puertos, por el que espera recaudar $ 700 millones anuales y que levantó polémica portuaria y agraria (junto con la suba del Inmobiliario Rural, del 30% promedio). Según el secretario de la UIPBA, Pablo Challú, «se ha manifestado la voluntad política de que la norma no alcance a los puertos privados operados por una empresa para su propias operaciones, pero sí para las realizadas por terceros». También trascendió posibles «compensaciones» a exportadores.

En este tenso marco, el ministro de Asuntos Agrarios, Ariel Franetovich, esperó vanamente que concurrieran a su despacho los ruralistas, a quienes -dijo- invitó el viernes por teléfono. A esa hora, los líderes agrarios mantenían un encuentro con senadores del FpV-PJ y fracasaban en su intento de frenar la conversión hoy en ley de la reforma fiscal.

Así lo confirmaron Mario Llambías (CRA) y Eduardo Buzzi (FAA), quienes desembarcaron en La Plata para apoyar la protesta de la Mesa Agropecuaria Provincial y que aseguraron que los legisladores privilegiaron mantener la «disciplina partidaria».

Tanto Llambías como Buzzi insistieron en tildar a la reforma fiscal de «impuestazo». Pero el calificativo fue rechazado por Scioli, quien dijo que un 87% de las propiedades y las hectáreas afectadas por sequía quedarán exentas de incrementos. «Es necesario para que el Estado tenga recursos genuinos; si no se termina emitiendo patacones y el gobernador tiene que estar todo el día parado en la puerta de la Casa Rosada para mendigar para pagar los sueldos», graficó.

La protesta -a la que se sumaron piqueteros disidentes del movimiento de La Matanza que lidera Luis DElía- incluyó paradas frente a la Legislatura y la Casa de Gobierno.

En este marco, la Cámara Argentina de Comercio criticó la iniciativa, al afirmar que «sienta las bases para la avidez fiscal» y que conlleva «el desaliento al consumo, la inversión y la exportación».

El paquete incluye además la creación de un impuesto a la herencia (de más de $ 3 millones); una suba del Inmobiliario Urbano para 150 mil contribuyentes (y exenciones para otros 900 mil); un alza en Patentes y la aplicación del 1,5% del Impuesto a los Sellos (en lugar de igual alícuota en Ingresos Brutos).

Dejá tu comentario