Senado, sin receso de verano, en guerra por control de DNU

Edición Impresa

La guerra entre el oficialismo y la oposición por el control de las comisiones en el Senado (en Diputados el Gobierno ya la perdió) y las bicamerales que controlan los DNU o la ley de medios, por ejemplo, no tendrá receso por el verano y la oposición hasta intentará que algunas comisiones sesionen durante el verano. La principal batalla de radicales y peronistas disidentes hoy es lograr mayoría en la bicameral que debe aprobar o rechazar los decretos de necesidad y urgencia, especialmente desde todos los bloques comprobaron que Cristina de Kirchner gobernará por decreto al haber perdido el control, al menos en una cámara. Como la bicameral que debe controlarlos aún no está constituida, hoy el macrismo concurrirá a la Justicia para pedir una medida de no innovar que suspenda el pago de deuda con el Fondo del Bicentenario hasta que el Congreso no esté en condiciones de ratificar o rechazar esa decisión presidencial, según anunciaba Federico Pinedo. El argumento es que al no estar en funcionamiento la Bicameral de Trámite Legislativo es imposible para diputados y senadores decidir sobre el futuro de ese decreto, por lo que éste sigue en vigencia consagrando el principio de sanción ficta, que fue criticado cuando Cristina de Kirchner como senadora, hizo aprobar la actual reglamentación del uso de los DNU.

Por eso, la prueba más directa que tuvieron los opositores sobre cómo gobernaría la Presidente desde ahora fue ese DNU que creó el Fondo del Bicentenario, una decisión del Gobierno para utilizar reservas del Banco Central para cancelar los vencimientos de deuda en 2010. Ese lanzamiento se hizo por un DNU que hoy técnicamente no puede ser controlado por el Congreso ya que la Bicameral que debe hacerlo aún no está constituida.

La semana pasada el kirchnerismo de Diputados avanzó con los nombramientos en esa comisión garantizando un reparto de 4 oficialistas y 4 del resto de los bloques. Pero aún falta que el Senado distribuya los cargos. Por lo pronto, Julio Cobos les comunicó ayer a todos los bloques que deben enviar a la presidencia los nombres de los senadores que deben integrar la comisión.

Fechas que preocupan

Mientras esos trámites avanzan y la oposición abre la guerra por lograr también el control de presidencias y quórum en más comisiones del Senado (hay un esquema de distribución que se analiza a pesar de que el oficialismo rompió el acuerdo inicial, pero la discusión final será en febrero), el kirchnerismo deja que lentamente pase el tiempo y que la bicameral de control de los DNU siga sin reunirse.

Hay dos fechas que ya preocupan a los senadores de la oposición: el 29 de diciembre vence el plazo de 10 días para que la Bicameral resuelva sobre el decreto de promulgación de la ley de reforma política que vetó dos artículos de esa norma y el 4 de enero el DNU que creó el Fondo del Bicentenario.

Así, a pesar del receso, el Congreso será durante el verano un laboratorio de prueba de todas las estrategias que comenzarán a salir a la luz desde el 1 de marzo. Ese día Cristina de Kirchner concurrirá a la Asamblea Legislativa para inaugurar un nuevo período de sesiones ordinarias, pero a diferencia de otros años se encontrará con que la actividad habrá comenzado varias semanas antes.

Después de la victoria de la oposición en Diputados el pasado 3 de diciembre, cuando consiguió hacerse del control de comisiones y cargos, el radicalismo, la Coalición Cívica, el socialismo y, sobre todo, el peronismo disidente, quieren repetir esa performance en el Senado.

Esa rebelión que comenzó hace dos semanas recién podrá verse en el recinto el 24 de febrero cuando se realice la sesión preparatoria en esa Cámara para elegir cargos. Después que Miguel Pichetto anunciara que no habría acuerdo con la oposición en esa distribución, por órdenes directas de Néstor Kirchner, las negociaciones entre los bloques opositores se aceleraron.

Dejá tu comentario