Si hay circo, hay leones

Edición Impresa

Duran cada vez menos las euforias, inclusive ante novedades que parecen sugerir «soluciones» drásticas a problemas graves. La credulidad a que todo cambiara de tendencia se convirtió ayer en asombro: al ver que ya la demanda no tiraba del carro, manteniendo el curso anterior.

A la «cabalgata del circo» mundial se le escaparon los leones y fueron por la presa, de las alzas notables del lunes. No estuvo mal. Si es que fue para equilibrar la marcha y evitar gráficos verticales, que después alimentan caídas desde lo más alto. Resulta la mejor de las hipótesis, por oposición a la otra y que es poco tranquilizante: que el mercado, tan vituperado en estos días, demuestra que no cree en que todo está bien, porque se anuncien salvatajes desesperados.

En los días que siguen se abren las dos sendas, lo que concentrará enorme expectativa desde la apertura de hoy. En la víspera, hubo poda general que en el Dow Jones se contuvo a un recatado 0,34%. En nuestra región se vio más acentuado, con el Bovespa bajando un 1,6% y el indicador de Buenos Aires fijando en torno del 1,1%, en ambas versiones. Nunca la rueda porteña pudo llegar a superar el cierre previo, con máxima altura en los 2.313 puntos. El mínimo del día hizo base en los 2.276 y con un cierre a media agua: 2.289 unidades. Diferencias de 28 alzas, por 32 descensos, dan idea de planicie. Lo que sí sufrió recorte importante fue el total negociado nada más que con $ 43 millones girados en efectivo. Prueba de una actitud defensiva, por una demanda que se adelgazó al no convalidar nuevos aumentos. Todo quedó abierto a cualquier resultado: o salen los trapecistas del lunes, o los leones por más. La Bolsa, en la carpa.

Dejá tu comentario