9 de abril 2012 - 00:00

Subtes: Macri dilata decisión y resiste rebelión de tropa

Alejandro Ramos
Alejandro Ramos
La única salida que por el momento cree el PRO que podría tener el conflicto por la transferencia de subterráneos, es que la Justicia termine obligando a Mauricio Macri a aceptar el control del transporte porteño. Parte de legisladores, y también parte del gabinete, continúan la batalla pero cada vez más alejados de la estrategia inicial del jefe porteño, la cual no terminan de comprender.

En la Legislatura de la Ciudad, como también en el staff del Ejecutivo se comenzó ya a hablar de no rechazar otra oportunidad y que ya ha sido suficiente con la visita del secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, la semana pasada al Ministerio de Desarrollo Urbano porteño, como gesto para aflojar la puja. Le agregan que el problema de la seguridad ya se resolvió: por un lado la Justicia consideró que debe permanecer la Federal y por otro Cristina de Kirchner anunció que prolongará el servicio de Policía hasta junio en el marco de un acuerdo con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Insistencia

Pero Macri insiste en que la Presidente lo reciba como única posibilidad para renegociar la transferencia de los subterráneos y el Premetro porteño. Por cierto, la tropa lo que reprocha es que el jefe de Gobierno haya firmado el acta acuerdo mediante la cual acepta el pase, el pasado 3 de enero. Esa crisis interna, por ahora, no llega a la superficie, excepto en algunas cuestiones.

Ahora en la Legislatura, el PRO intentará llevar la ley que aprobó el Congreso de la Nación al recinto para que sea rechazada, pero eso será si consigue los votos para la movida. Es que sus propios aliados ya reniegan de la situación, como el bloque de 2 bancas de los bullrichistas (Bases para la Unión) que abandonaron la Coalición Cívica. No es poco, ya que el macrismo reúne 26 votos propios de los 60 del recinto y esos dos son clave para acercase al quórum que no tiene.

El legislador Juan Pablo Arenaza, titular del bloque aliado al PRO, explicó que «si bien me enrolo en la oposición al kirchnerismo, en este caso la situación se tiene que terminar y Macri tiene que hacerse cargo de los subtes».

Arenaza sostuvo que «el error que cometió Macri es firmar aquel acta el 3 de enero porque eso convalidó que estaba de acuerdo cómo le entregaban el subte» y se quejó porque en ese momento el jefe porteño no le dio intervención a la Legislatura.

Advertencia

Desde el kirchnerismo, ayer, el legislador Dante Gullo, advirtió, ante las radios, que «si el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos, Mauricio Macri, sigue encaprichado recibirá una reprimenda no sólo de la Ciudad, sino de todos los argentinos», al referirse al traspaso del servicio de subterráneos.

Por otra parte, el PRO ha tenido complicaciones para conseguir votos, que le adjudican a la poca experiencia del nuevo titular de la bancada, Fernando De Andreis, cuando se cayó una sesión especial que tenía como objetivo reforzar la postura del PRO. Esos tropiezos los viene disimulando la participación de las autoridades de la Legislatura, la vicejefa María Eugenia Vidal y el viceprimero Cristian Ritondo.

El PRO, por el momento, espera la publicación de la ley que aprobó el Congreso ratificando la transferencia para que la Legislatura la rechace, como primer paso para forzar al Gobierno nacional a iniciar una acción judicial que termine definiendo la cuestión. A menos que, Macri, en un giro, retome la negociación más allá de la entrevista a solas con Cristina de Kirchner que pretende.

Dejá tu comentario