Sufre el PT por el portazo de una de sus dirigentes históricas

Edición Impresa

  Brasilia - La senadora brasileña Marta Suplicy, una de las fundadoras históricas del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), renunció ayer a la formación desilusionada con el rumbo adoptado por el país durante la gestión de la presidenta Dilma Rousseff. Suplicy no confirmó aún su destino político, pero según revelaron fuentes de su entorno la posibilidad más firme es que se afilie al Partido Socialista de Brasil (PSB), donde algunos analistas prevén que buscará ser candidata.

El propio PT confirmó que recibió una carta en la que Suplicy pone fin a su militancia en ese partido, al que se afilió en 1981, un año después de que fuera fundado por el entonces sindicalista Luiz Inácio Lula da Silva, quien en 2003 llevó a esa formación al poder por primera vez.

Suplicy, de 70 años, ha sido diputada, alcaldesa de San Pablo y ministra de Turismo en el segundo mandato de Lula, antecesor y mentor político de Rousseff, en cuyo Gobierno la senadora ocupó la cartera de Cultura hasta noviembre pasado. La senadora había anticipado hace algunas semanas su deseo de abandonar el PT, convencida de que el primer mandato de Rousseff fue un "fracaso", por lo que, en su opinión, el partido no debía haber apoyado su candidatura a la reelección en 2014. Suplicy fue una de las portavoces de una corriente interna del PT que proponía volver a postular a Lula, pero el propio expresidente respaldó la candidatura de Rousseff, quien finalmente fue reelegida con escasos tres puntos de ventaja frente al senador socialdemócrata Aécio Neves.

En las últimas semanas, la senadora también criticó el hecho de que dirigentes del PT se hayan implicado en constantes escándalos de corrupción, como el que se investiga actualmente en la petrolera estatal Petrobras.

"O el PT cambia o se acaba", declaró en una reciente entrevista, en la que además confesó: "Cuando abro un diario me quedo perpleja y me pregunto si ése es el partido que ayudé a fundar", dijo.

Sobre las versiones que corren sobre su futuro político en el PSDB, el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, afirmó que sería "un refuerzo importante" para la oposición. "Siempre es positivo, ella es una líder importante, es senadora por San Pablo y fue alcalde de la capital paulista", dijo Alckmin al respecto.

El Gobierno de Rousseff cuenta en estos momentos con apenas el 13% de aprobación, un piso adjudicado al escándalo de Petrobras que sacude a gran parte de la cúpula en el poder y a la desaceleración económica. En marzo y abril se llevaron a cabo dos marchas multitudinarias en varios estados del país, en las que la multitud exigía, entre otras cuestiones, que se lleve a cabo un juicio político o "impeachment" por su presunta implicación en la trama de corrupción.

Agencias EFE, DPA y Brasil247

Dejá tu comentario