Tellas: a vivir una cultura diferente

Edición Impresa

LA CREADORA DEL BIODRAMA PRESENTA "LOS AMIGOS" EN ZELAYA - La también directora de la sala oficial presenta una nueva obra, con dos senegaleses.

"Ando siempre en la búsqueda de la teatralidad fuera del teatro", dice a este diario Vivi Tellas, creadora del concepto de biodrama y directora del Teatro Sarmiento. Definido por ella como teatro documental, el biodrama lleva al escenario a personas con sus historias de vida. Tellas lo hizo en "La bruja y su hija", con una madre y una hija brujas, o en la obra sobre el físico Andrés Rieznik, entre otras. Esta vez estrena "Los amigos, un biodrama afro", sobre los senegaleses Mbagny Sow y Fallou Cisse, que llegaron hace algunos años al país, se conocieron en Caballito y se hicieron amigos. Trabajan como vendedores ambulantes y también se presentan los domingos a las 19 en el teatro Zelaya. Al finalizar la función, se sirve té de menta y madalenas. Dialogamos con ella.

Periodista: Este trabajo fue elaborado junto a dos senegaleses. ¿Cómo lo articuló desde la dramaturgia y la puesta?

Vivi Tellas: Me interesaba entender a la comunidad y estar en contacto con otra cultura que no es habitual o creemos que no lo es. Luego de la investigación, que duró un año y medio, llamamos a convocatoria y ahí se presentó uno de los senegaleses, Fallou Cisse, con el deseo de hacer presente su reclamo. Le pedí que trajera a un amigo y ahí se acercó Mbagny Sow. Con ellos comenzamos a armar la obra, pero si bien la fui creando con ellos tomo las decisiones finales de autoría, puesta y dirección. Se va creando alrededor de la biografía de los intérpretes.

P.: ¿En qué consistió la investigación sobre la cultura senegalesa en nuestro país?

V.T.:
Fuimos a varias protestas en el Obelisco contra el maltrato, la discriminación. Tomamos un seminario con un politólogo afrodescendiente sobre la influencia afro en Argentina, nos reunimos con muchos de los responsables de las asociaciones y estuvimos en contacto con toda la comunidad. Más allá de palpar el racismo y la idea de la injusticia, yo trabajo sobre las personas y el encuentro con ellos. La idea de mezclarme con otra cultura e historia me interesa para el teatro. Ellos tienen algo teatral, por ejemplo con el acento. Hablan golof, que es el idioma de Senegal, también francés, que es el idioma de la colonización, y ahora español, que resulta muy atractivo en el sonido de sus voces. Esto pone al espectador en actitud activa, para poder comprender. Hay algo teatral en esa construcción del otro idioma, la otra comunidad, el otro cuerpo, las formas de la cultura africana.

P.: Además de esos aspectos de marginación y maltrato que menciona, ¿encontró algo luminoso en sus personajes?

V.T.
: Sí. Pedí que escribieran una pequeña descripción que es un discurso que pronuncia uno de ellos en la obra, y ahí advertí un contacto amoroso, de amabilidad y respeto. La idea de migración no es sólo geográfica sino interna; ellos dicen "toda persona tiene derecho al movimiento", y eso me lleva de nuevo al teatro, a ser otro sobre el escenario, a cambiar de lugar.

P.: ¿Cómo fue el trabajo con estos dos no actores?

V.T.:
Difícil porque, además de no ser actores, uno vive lejos. Ellos trabajan un montón, tienen esa idea de ayudar a sus familias en Senegal.

P.: ¿Qué cuestiones la inquietan actualmente y podrían formar parte de un futuro biodrama?

V.T.:
Los lugares donde hay teatralidad, pienso en los rematadores, los martilleros, el cómo estar en escena, esa actuación y dónde está la actuación. Estos chicos en la comunidad senegalesa de vendedores ambulantes también tienen algo de estar en escena y relacionarse con la gente en la calle. Algo de esa realidad se ve en un video que hicimos. Fuimos a comprar unas mochilas al Once y estaba la policía desalojando a los vendedores ambulantes, eso está en la obra, es el único momento que vemos parte de la ciudad presente. Están empezando a ser ciudadanos.

P.: ¿Cómo sigue el proyecto Artista en residencia en el Teatro Sarmiento que usted dirige y qué otros estrenos llegan hasta fin de año?

V.T.:
Me gusta ver cómo da frutos, es complejo y el grupo sale inspirado, se sienten a gusto y protegidos, lo que me resulta alentador. Luego de "Petróleo" estrenaremos "Animal romántico" de Agustina Luz López.

P.: ¿Cómo está afectando la situación económica al teatro oficial?

V.T.
: Cada año en cultura y arte faltan cosas, es una constante, pero seguimos en pie y se está haciendo lo que teníamos programado. El año que viene quizá se ajuste, no sé. La gente de la cultura está acostumbrada a que sea ese el lugar donde se achica, peor están los hospitales y la educación, eso es bravo. Acá la organización del Complejo teatral es sólida.

Dejá tu comentario