Trump vetó el uso de las palabras “transgénero” y “feto” a sus agencias

Edición Impresa

La decisión tomó por sorpresa a los funcionarios, que declararon que es imposible dejar los términos de lado.

Washington - El Gobierno estadounidense prohibió a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) usar en documentos oficiales para el presupuesto de 2019 palabras como "transgénero", "vulnerable", "feto" y "diversidad", informó el diario The Washington Post, por lo cual recibió varias críticas.

La decisión también dejó afuera el empleo de "en base a la ciencia", "en base a las evidencias" y "derecho" en todos los papeles oficiales que los CDC preparen para su propuesta presupuestaria de cara al próximo año presupuestario.

Esto fue comunicado por altos funcionarios de los CDC a empleados el jueves pasado, informó el periódico, citando a un analista de políticas que participó en el encuentro.

Las personas que asistían a la reunión reaccionaron con "incredulidad", relató. El analista indicó que nunca había visto una medida semejante por razones ideológicas.

El periódico precisó que las palabras ahora prohibidas son usadas, entre otros, en determinados proyectos de investigación y medidas para luchar contra epidemias. Y citó como ejemplos los programas para prevención del sida entre población transgénero o investigaciones sobre las consecuencias del virus del Zika en fetos. En algunos casos se sugirió a los empleados de los CDC formulaciones alternativas, señaló el diario.

La Administración Trump considera una buena idea decir en lugar de "en base a la ciencia" o "en base a las evidencias" que "los CDC basan sus recomendaciones en la ciencia contemplando los estándares y deseos de la comunidad".

Sin embargo, el vocero del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) estadounidense, Matt Lloyd, sostuvo que "la afirmación de que el HHS tiene 'palabras prohibidas' es una caracterización completamente errónea de las discusiones sobre el proceso de formulación del presupuesto".

"Ridículo"

"El HHS continuará utilizando la mejor evidencia científica disponible para mejorar la salud de todos los estadounidenses. HHS también recomienda encarecidamente el uso de datos de resultados y evidencia en las evaluaciones de los programas y las decisiones presupuestarias", reveló el funcionario.

En tanto, organizaciones vinculadas al mundo de la salud y numerosos funcionarios criticaron la decisión del Gobierno de Trump publicada por el diario estadounidense.

Por ejemplo, la senadora demócrata por California, Kamala Harris, calificó este paso como "francamente ridículo".

La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia publicó en Twitter una declaración de su director ejecutivo y ex diputado demócrata, Rush Holt: "Entre las palabras prohibidas para ser usadas en los documentos presupuestarios @CDCgov están 'basadas en la evidencia' y 'basadas en la ciencia'. Aquí hay una palabra que todavía está permitida: ridícula."

La directora de relaciones gubernamentales de la organización para la salud de las mujeres Planned Parenthood Federation of America, Dana Singiser, afirmó que "es inimaginablemente peligroso prohibir a los CCD hablar de cosas esenciales para la salud de los estadounidenses".

Los CDC dependen del Departamento de Salud, cuentan con más de 12.000 empleados y un presupuesto anual de unos 7.000 millones de dólares.

Agencia DPA y

Ámbito Financiero

Dejá tu comentario