Tucumán: autocrítica de Macri por crisis del dólar

Edición Impresa

Reconoció que pudo haber temas de la propia gestión que influyeron en la crisis cambiaria. Gabriela Michetti lo reemplazó en el tedeum. Mensaje directo a los gobernadores peronistas.

"Estamos pasando una tormenta, fruto de muchas circunstancias, entre ellas hay temas de nuestra propia gestión, de los mercados externos, de las políticas tomadas por los gobiernos anteriores, pero debemos tener confianza porque sabemos hacia dónde vamos y cómo vamos a lograr las metas que nos propusimos", dijo ayer Mauricio Macri en Tucumán, donde encabezó el acto de homenaje por el Día de la Independencia junto a buena parte de su Gobierno. Fue el primer indicio de una autocrítica frente a la forma en que encaró las reformas necesarias primero y la crisis cambiaria después.

El Presidente reconoció allí que "estamos pasando una tormenta, generada por muchos factores" y pidió a la oposición "hacer su aporte desde la sensatez".

"Superemos la tendencia que tienen algunos de ver que todo puede salir mal; es momento de ponernos a trabajar juntos para que la Argentina pueda salir de esa historia de crisis recurrentes que nos lastimaron durante 70 años", dijo en su mensaje.

Estaba rodeado por el gobernador peronista Juan Manzur, a quien le dijo especialmente que desea "que el inicio de este tercer siglo sea recordado como el de una etapa de diálogo, de concordancia, de paz, de unión y de libertad". Todas eran señales y mensajes frente a la negociación del Gobierno con cada provincia para repartir la carga del ajuste que se comprometió con el FMI y del que María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta llevan hoy la bandera en la mesa donde se negocia.

"Los argentinos dejamos atrás esa idea de que va a venir un mesías a salvarnos; eso es crecimiento, porque empezamos a entender que todo depende de nosotros y que el poder no es de un Gobierno, es de todos", dijo Macri.

El acto había comenzado a las 11:30 frente a la Casa Histórica de Tucumán.

"El mundo ya nos ha mostrado su apoyo; ahora es necesario que muestren también un mayor aporte. Sepan que ya no hay un Estado que aplasta y que pone trabas", les dijo a los argentinos. Luego se dirigió a los gobernadores para pedirles "que colaboren desde su lugar" para que haya un acuerdo por la Ley de Presupuesto del año que viene y "así poder terminar con el déficit fiscal y vivir como las familias argentinas, con los recursos que tenemos".

Más temprano, Gabriela Michetti le había hecho el favor a Macri de representarlo en el tedeum local y evitarle así el mal trago del discurso en la Catedral en contra de la legalización del aborto. Junto a Manzur y como abanderada en contra de esa ley, la vicepresidente participó de ese oficio religioso que se realizó en la provincia por los 202 años de la independencia argentina.

La homilía estuvo a cargo del padre Carlos Sánchez, quien durante la misa protestó por la posible legalización del aborto.

"Necesitamos escucharnos y dialogar. Necesitamos oír la voz de los que no tienen voz, de los marginales de la patria, de los que estén en el seno materno. No de los que más gritan. Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino. Vale toda vida, no hay sobrantes en la Argentina. El aborto es muerte de un inocente. No nos engañemos ni dejemos engañar", dijo el cura durante el oficio.

A salir de la Catedral, Michetti explicó sobre la situación de la economía: "No sé si es la peor, pero nos atraviesa a todos los argentinos. Debemos atravesar este camino esperando lograr que no retornen las crisis".

Dejá tu comentario