Tyson Foods pagó u$s2.160 M por el fabricante de McNuggets

Edición Impresa

• TAMBIÉN PISA FUERTE EN EL SEGMENTO DE VALOR AGREGADO A PROTEÍNAS ANIMALES
La compañía norteamericana se quedó con Keyston Foods, principal productora en EE.UU. de carnes para la cadena McDonald’s. Se la compró a otro gigante del sector, el frigorífico brasileño Marfrig.

El negocio mundial frigorífico se sigue reconfigurando de mano de las grandes empresas del sector. Ayer Tyson Foods, uno de los mayores productores de carne del mundo, anunció que le compró al gigante brasileño Marfrig la firma Keystone Foods por la que pagó u$s2.160 millones.

Esta operación es una de las más importantes del sector en los últimos años porque básicamente la norteamericana se queda con un negocio millonario asociado al agregado de valor, ya que Keystone Food es la principal proveedora de carne vacuna, de cerdo, pollo y de pescado a la cadena McDonald's. Y además le vende los famosos McNuggets. A la par esta empresa también está presente en supermercados con marca propia. Esta adquisición le dará a Tyson Foods control de seis plantas de procesamiento y un centro de innovación que Keystone tiene en Estados Unidos, así como otras instalaciones en China, Corea del Sur, Malasia, Tailandia y Australia.

"Keystone es una empresa líder global de proteínas y será una gran incorporación para Tyson Foods", explicó en un comunicado Tom Hayes, el presidente y consejero delegado de Tyson.

Según Hayes, Keystone ofrecerá a su compañía una importante base para expandirse internacionalmente, sobre todo con su red de distribución en mercados con un gran crecimiento en la región de Asia y Pacífico.

Mientras tanto queda de manifiesto la intención de Tyson de crecer en el negocio de las proteínas porque recientemente se desprendió de algunas unidades de negocios relacionadas con el valor agregado pero de alimentos congelados como pizzas y panificados.

Por su parte el grupo brasileño Marfrig se desprende de una negocio millonario pero se hace de liquidez para comprar activos en el mundo. En el sector suena con fuerza la posibilidad de que se quede con las plantas de producción que recientemente BRF puso a la venta, no sólo en Argentina sino también en Tailandia y Europa.

Así es que las principales multinacionales continúan cambiando figuritas y por lejos el grueso del negocio sigue concentrado entre capitales norteamericanos y brasileños y en este contexto habría más novedades en el corto plazo.

Dejá tu comentario