Un caso de corrupción en Capitolio allana los deseos del presidente

Edición Impresa

Washington - No es el primero ni será el último, pero la acusación por corrupción presentada contra el senador demócrata Robert Menendez tendrá efectos más allá del posible fin de su carrera: la ausencia de su voz en el Congreso de Estados Unidos podría afectar la política en varios grandes temas.

Menendez, el hispano con más recorrido en los pasillos del Capitolio, fue una pieza fundamental en las relaciones estadounidenses con Israel, un actor clave en la oposición legislativa a las negociaciones con Irán y, además de un bastión de los inmigrantes, un firme opositor de los hermanos Castro.

Después de tres años de investigaciones, el Departamento de Justicia y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) presentaron la semana pasada cargos por conspiración, soborno y fraude al servicio público contra el legislador cubano-estadounidense, coincidiendo precisamente con las negociaciones sobre el plan nuclear iraní.

El senador, pese a compartir colores políticos con el presidente Barack Obama, fue firme en sus principios en favor de los israelíes, por lo que nunca vio con buenos ojos un diálogo de Occidente con Irán que supusiera un alivio de las sanciones impuestas por Estados Unidos a ese país e hizo uso de su gran influencia para convencer a sus correligionarios al respecto.

Su efecto sobre el recién inaugurado aperturismo hacia Cuba tiene tintes similares.

"La relación entre Menendez y Obama ha sido al 'nivel de Netanyahu', en otras palabras, terrible. Él se opone a la apertura de Obama a Cuba. Y como resultado, su posible condena eliminaría un gran obstáculo en el Senado entre los demócratas", explicó el profesor de Ciencia Política de la Universidad Estadual de Iowa Steffen Schmidt.

El mandatario necesita que el grueso de sus compañeros de partido en el Capitolio respalde el acuerdo preliminar alcanzado entre el G5+1 e Irán en Suiza para evitar que los republicanos derriben el pacto mediante una legislación que requiera la aprobación del Congreso, de mayoría conservadora.

Así, si Menendez sale, la posibilidad de que los demócratas se alineen con los republicanos contra el acuerdo se reducen mucho. Y es que incluso podría terminar en prisión.

"Esto es extremadamente infrecuente y por lo tanto histórico", agrega Schmidt.

El senador republicano por Alaska Ted Stevens fue declarado culpable en 2008 de siete cargos de corrupción, pero su caso fue mal manejado por la fiscalía y finalmente el proceso fue anulado. No obstante, perdió su escaño como resultado del escándalo.

"Al igual que con Stevens, en este caso la Unidad de Corrupción Pública del Departamento de Justicia va tras un senador por recibir prebendas a cambio de favores", comparó Schmidt.

"Sin embargo, Menendez también está acusado de abusar de su poder para ayudar a su amigo con visados y contratos. Hay una sensación de que puede haber más que humo en todo esto, porque su amigo también está bajo sospecha por, básicamente, defraudar al Gobierno federal", concluyó.

Las acusaciones apuntan que el legislador ayudó a un amigo suyo, el oftalmólogo multimillonario Salomon Melgen, en una disputa con funcionarios de salud sobre unos pagos por servicios sanitarios, así como a instar a las autoridades de la República Dominicana a aceptar un contrato con una empresa de seguridad portuaria propiedad del médico.

Según las investigaciones, Melgen habría hecho regalos a Menendez valorados en hasta un millón de dólares a lo largo de los años, pero el senador defendió a ultranza su inocencia, alegando incluso que los cargos responden a una estrategia para "silenciarlo políticamente".

Culpable o no, es difícil que el histórico legislador hispano no salga tocado de toda esta trama pese a contar con el apoyo de la comunidad latina y la confianza de muchos de sus compañeros, que apelan a la presunción de inocencia.

Agencia EFE

Dejá tu comentario