Un chiste de Salom

Edición Impresa

El «muletto» de Independiente se estaba llevando un gran triunfo, pero una distracción defensiva en tiempo adicional lo dejó apenas con un empate. Para Olimpo fue un punto histórico, porque hasta ahora había perdido todos los partidos cuando salía de Bahía Blanca.

Antonio Mohamed reservó a la totalidad de los jugadores de campo para el partido del jueves en Quito ante La Liga Deportiva Universitaria por la Copa y sólo arriesgó a un Hilario Navarro que volvió a mostrar que está pasando por un momento estupendo.

El equipo de suplentes tuvo como líder defensivo al recuperado Carlos Matheu, que terminó marcando el gol del Rojo, en un córner, después que se la bajara Vallés. La idea de Mohamed fue una línea de cuatro con tres volantes delante, Leandro Gracián para crear y la velocidad de Martín Gómez y el empuje de Germán Pacheco para atacar.

El mendocino Gómez, mientras tuvo aire, fue el mejor jugador de la cancha y una pesadilla para la defensa bahiense. Olimpo salió a buscar el partido y jugó mejor el primer tiempo que el segundo con Galván y Vega desprendiéndose por los costados y Bareiro y Furch inquietando a una defensa que tuvo algunos desacoples pero tenía atrás la firmeza de Hilario.

Después del gol, Independiente intentó manejar la pelota en la mitad de la cancha y lo consiguió en varios pasajes. Omar De Felippe apeló a Rolle para tener más juego y a Carlos Salom (ex Barracas Central) para jugar con dos centrodelanteros y le dio resultado, porque un centro de Rolle fue capitalizado por Salom y el partido terminó empatado.

Dejá tu comentario