Un día de gasíferas

Edición Impresa

"La raza humana, a la que muchos de mis lectores pertenecen, ha estado desde el comienzo jugando juegos de niños, y probablemente lo hará hasta el final, lo que es una molestia para las pocas personas que crecen. Y uno de los juegos al que está más aficionada se denomina "Mantén el mañana a oscuras", también llamado... "Engaña al profeta".

Los jugadores escuchan muy atenta y respetuosamente a todo lo que los hombres sabios tienen para decir sobre lo que ocurrirá en la próxima generación. Los jugadores esperan entonces que los sabios se mueran y los entierran con toda parsimonia. Entonces van y hacen cualquier otra cosa. Eso es todo. Sin embargo, para una especie de gustos simples, esto es una gran diversión". (G. K. Chesterton, The Napoleon of Notting Hill, 1904).

Pocos textos han sintetizado mejor que este el comportamiento de los seres humanos y la futilidad de las predicciones. Hacemos de cuenta que escuchamos a los adivinadores y monos sabios, los adivinadores y mono sabios se creen respetados e importantes, los acompañamos hasta la tumba -excepcionalmente los apedreamos antes-, y luego actuamos como se nos da la gana y de manera impredecible, olvidándonos ante el surgimiento de nuevos vates que alguna vez existieron.

Chesterton nos lleva a reírnos de nosotros mismos y de los pronosticadores y charletas del mercado, con esa sonrisa que aparece cuando nos liberamos de las creencias en los sinsentidos, y así nunca más tendremos que enojarnos por las palabras -falaces- de los nigromantes.

Faltan 19 días para el evento global más importante del año -la victoria de Bolsonaro es el segundo para nosotros- y los medios locales, analistas y el mercado en general miran alegremente hacia otro lado. Nos referimos a las elecciones legislativas de noviembre en los EE.UU. Volveremos en estos días a tratar la cuestión. De la mano de TGS (7%), TGN (5.3%) y Metrogas (5.02%) el Merval arrancó sumando 1.66%, para ceder 0.43% hacia mediodía, arrastrado por el G. Galicia (-3.83), YPF (-3.59%) y el Macro (-3.44%). Al sonar la campana quedaba 0.57% abajo en 29430.59 puntos. La suba del viernes quedo entonces como un mera anormalidad a partir de la cual nada podemos colegir más allá de las propias distorsiones de nuestro mercado

Dejá tu comentario