Un “hombre bomba” que sabe demasiado

Edición Impresa

El senador Delcídio Amaral, el hombre que mantiene en vilo a todo el Gobierno, el Partido de los Trabajadores (PT) y la base aliada, es una figura política controvertida, conocido por sus vaivenes entre diferentes fuerzas políticas, lo que le valió el sobrenombre entre sus pares del "más tucano de los petistas".

Convertido ahora en una paria para el oficialismo -el Senado anunció una destitución inmediata de su cargo- llegó a una posición de poder en la Cámara alta de la mano de Rousseff, quien en 2014 lo eligió como líder del Gobierno en el cuerpo legislativo y en el Congreso, una posición que mantuvo hasta el 25 de septiembre cuando fue detenido por sus vínculos con el caso "Lava Jato", convirtiéndose en el primer senador en el cargo arrestado desde el regreso de la democracia a Brasil. Finalmente quedó en libertad el 19 de febrero tras un proceso de delación premiada.

La mandataria tendió a Amaral una mano luego de que sufriera la segunda derrota consecutiva en las elecciones a gobernador de Mato Grosso do Sul, su estado. Su carrera política incluyó la mudanza desde el tradicional Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), del que quiso ser miembro formal sin lograrlo, donde cumplió roles ejecutivos y legislativos, hacia el PT, iniciándose a niveles estaduales.

Amaral, ingeniero eléctrico y con una carrera vinculada al sector de la energía (trabajó en Shell, Eletrosul y Eletrobrás) fue secretario ejecutivo del Ministerio de Minas y Energía y presidente del Consejo de administración de Vale en Rio Doce durante la administración de Itamar Franco (1992-1994). Durante el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso fue director de Gas y Energía en Petrobras.

En 2001 comenzó su acercamiento al PT de su estado, Mato Grosso do Sul, donde logró convertirse en secretario de Infraestructura. Un año después fue elegido senador nacional por el PT.

Desde entonces, su influencia en el oficialismo creció. En 2005 presidió la comisión parlamentaria bicameral que investigó el "Mensalão", el caso de pagos a legisladores realizados por el PT a cambio del apoyo en la votación de leyes enviadas por el entonces mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

En 2009, Amaral tuvo otra actividad polémica a favor de un líder del PMDB: votó a favor de archivar las acciones contra el expresidente del Senado, José Sarney, quien en ese momento estaba relacionado con contratos ilegales..

Dejá tu comentario