Un mundo en incertidumbre

Edición Impresa

El acto electoral en los Estados Unidos, en medio de una crisis global que no se retira, seguramente es el principal pozo de incertidumbre que gobierna la primera mitad de la semana.

Después, nuevos malos datos europeos -España y su desempleo- no por conocidos y ya repetitivos dejan de generar temores en la «eurozona». Con semejantes botones de muestra, lo insólito hubiera sido ver un arranque de período con los índices luciendo radiantes. A cambio, se podía trazar una hipótesis volcada hacia mayores negativos que se derramaran por las regiones. Salvo los europeos, con descensos por encima del uno por ciento en casi todos los casos, los restantes integrantes de la tropa bursátil solamente evidenciaron una especie de «contener el aliento» (la actitud de quien se queda rígido esperando novedades).

El Dow Jones deambuló hacia la baja, repuntando y cerrando brechas hasta brindar un 0,15 por ciento de retoque en alza, simbólico casi. El Bovespa lo resumió en una baja también suave -del 0,3 por ciento- y llegando a Buenos Aires se diluyó con un Merval que lo convirtió en neutro absoluto (el 0,01 por ciento, real). Diferencias parejas, 31 papeles con positivo y 27 decayendo, que confirmó la imagen de neutralidad entre las fuerzas.

Sólo el anuncio del tratamiento «exprés» del trascendente proyecto de cambio en el sistema (mucho más que el interés que ha despertado en la comunidad) es un asunto de exclusiva raíz local.

Total negociado de 22 millones de pesos efectivos, rutinario y malo (pero acostumbrado), completó la primera fecha porteña y que en el día de hoy queda fuera del circuito en lo bursátil (debido al feriado en lo bancario).

Sólo vigilando al exterior. Y la Bolsa, cansina.

Dejá tu comentario