10 de octubre 2014 - 00:00

Un nuevo terremoto para Dilma: involucran en las coimas al tesorero del PT

Dilma Rousseff encara la breve campaña electoral hacia la segunda vuelta del domingo 26 con nuevas denuncias de corrupción que tocan a su Gobierno y complican sus chances.
Dilma Rousseff encara la breve campaña electoral hacia la segunda vuelta del domingo 26 con nuevas denuncias de corrupción que tocan a su Gobierno y complican sus chances.
Río de Janeiro - Los dos testigos que confesaron su participación en una red de corrupción que desvió recursos de la petrolera brasileña Petrobras para financiar campañas políticas vincularon en el escándalo al tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), agrupación que se quedaba con el 2% de cada contrato, informaron ayer fuentes judiciales.

De acuerdo con los interrogatorios a que fueron sometidos el miércoles ante el juez que investiga el caso, cuyas grabaciones fueron filtradas ayer por algunos medios, los dos testigos dijeron que el encargado de recibir la parte del PT en los sobornos era el tesorero de la formación, Joao Vaccari.

La acusación se produce en momentos en que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dirigente del PT así como su padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, están en campaña para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, prevista para el 26 de octubre, tras haber sido la candidata más votada en los comicios del pasado domingo, pero por menor margen que el esperado. Su impacto puede ser fuerte en contra de las posibilidades de la mandataria, que deberá responder por estas nuevas revelaciones en los próximos debates televisivos.

La revelación causó un enorme revuelo.

"El PT repudia con vehemencia e indignación las declaraciones calumniosas del reo Paulo Roberto Costa, realizadas en una audiencia ante el mismo juez que, con anterioridad, tomó sus declaraciones bajo secreto", afirmó una nota del partido gubernamental firmada por su presidente, Ruy Falcao.

"Estamos asistiendo al mayor escándalo de la historia", expresó Neves en una rueda de prensa en Río de Janeiro, en la que sostuvo que, bajo los gobiernos del PT, las empresas públicas dejaron de tener compromiso "con la sociedad y el pueblo brasileño" y pasaron a servir a los aliados del Gobierno. "Este castillo de naipes que es el Gobierno del PT se está desmoronando", aseveró.

Dilma, en tanto, que visitó el noreste en plan de campaña, evitó referirse el tema.

Los testigos que vincularon al tesorero del PT en el escándalo son el exdirector de Abastecimiento de Petrobras Paulo Roberto Costa y el empresario Alberto Youssef, propietario de una casa de cambio que era utilizada por la red de corrupción para recibir y distribuir los sobornos.

Ambos, arrestados hace un mes, acusados de comandar una red de corrupción enquistada en Petrobras, aceptaron colaborar con la Justicia, detallar los crímenes y delatar a sus cómplices a cambio de una reducción de sus penas.

Los dos explicaron ante el juez penal Sergio Moro, el magistrado de la ciudad de Curitiba responsable por la investigación, que todos los contratos firmados por la dirección de Abastecimiento de Petrobras incluían un sobreprecio de un 3%, en calidad de soborno, que era destinado a la financiación de campañas políticas.

Costa admitió que dos tercios de los sobornos (2% de cada contrato) recaudados por la dirección de Abastecimiento era distribuido entre el Partido de los Trabajadores (PT) y el aliado Partido Progresista (PP), un 20% era usado para costos de operación y el resto (20%) lo repartía con Youssef.

Agregó que en las otras direcciones de Petrobras también funcionaban redes similares que cobraban comisiones del 3% sobre todos los contratos, para distribuirlas entre las dos formaciones citadas y el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), también de la base aliada.

El exdirector de Petrobras también llegó a un acuerdo con la Justicia para repatriar unos 29 millones de dólares, provenientes de coimas, que tiene en cuentas en el exterior.

Según Costa, el encargado de recoger la parte del PT en los sobornos era Vaccari, mientras que Fernando Soares era el "operador" del PMDB en la red y el entonces diputado José Jatene era el "operador" del PP.

En su testimonio, Youssef aseguró que Costa fue nombrado como director de Abastecimiento de Petrobras por Lula, luego de una fuerte presión sobre el entonces presidente por parte de los partidos políticos que se beneficiaron con la operación ilegal.

"Tengo conocimiento de que, para que Paulo Roberto Costa asumiese el cargo, esos agentes (de los partidos políticos involucrados) suspendieron las votaciones en el Congreso por 90 días. En esa época, el presidente Lula se desesperó y aceptó ceder y nombrarlo en la dirección de Abastecimiento", afirmó en su testimonio.

Youssef agregó que los recursos que recibía de las grandes constructoras y empresas que pagaban los sobornos eran distribuidos en efectivo a los representantes de cada uno de los partidos y a Costa.

"No fui el creador de esa organización. Yo simplemente fui un eslabón", aseguró.

Agencias EFE, DPA y AFP, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario